Mejor agencia de la unión ruso

La megor Agencia de chicas rusas en España Agencia Russ. Ofrecemos conocer chicas del este: chicas ucranianas, rusas y bielorrusas. Chicas rusas guapas, femeninas, encantadoras, con nivel alto de educación para una relación estable. Atendemos en toda España, Europa y Latinoamérica Así funciona la agencia de inteligencia más secreta de Rusia ... Imagen de archivo de 2006 que muestra al ex espía ruso Sergei Skripal durante una vista en el tribunal militar del distrito de ... Mujeres bellas de latinas de América del sur Colombia tiene lo mejor de los mundos de América Latina y el continente americano y la cultural y estilo de vida influencias del nativo americano, Españoles y otros europeos, Africano, American, Caribe, y la gente del Medio Oriente, así como de otras influencias culturales de América Latina. Es, tal vez, el último lugar del mundo donde la Unión Soviética parece que nunca cayó: muchas calles llevan todavía los nombres de héroes y efemérides gloriosas del pasado, la economía ... Un nuevo cruce de aviones militares rusos y de la OTAN provocó una fuerte tensión este lunes. Cazas rusos Su-27 interceptaron a un F-18 español que se intentó acercar al avión donde viajaba ... “En El Ruso de Rocky apostamos por la promoción interna y por el reconocimiento al esfuerzo y dedicación de nuestra gente. Izaskun es un ejemplo increíble de compromiso, ha formado parte del Ruso casi desde su nacimiento y es una de las personas que mejor encarna el espíritu de la agencia. El líder opositor ruso Alexey Navalny, hospitalizado en Berlín tras un evenenamiento del que su entorno y varias potencias occidentales culpan a Rusia, dijo este martes que fue capaz de respirar sin ayuda, en sus primeras declaraciones tras el hecho.'Hola, soy Navalny', escribió el líder de la oposición en una publicación en Instragram en la que aparece con su esposa sentado en su cama ... La Unión Europea ha instado este jueves a las autoridades de Rusia a investigar el 'intento de asesinato' del opositor Alexei Navalni, advirtiendo de que 'se reserva el derecho a adoptar acciones ... Por eso la KGB, la agencia de inteligencia de la Unión Soviética, y la Stasi decidieron respaldar la teoría de que el VIH/sida había sido creado por el Pentágono en un laboratorio en Fort ... La agencia ha sido señalada a lo largo de los años de estar detrás de las desapariciones o misteriosas muertes de políticos o figuras de la oposición y fue sancionada en 2010 por EE.UU. y la ...

Frances M. Beal

2019.07.31 17:26 RadfemXX__ Frances M. Beal

Frances M. Beal , también conocida como Fran Beal , (nacida el 13 de enero de 1940 en Binghamton, Nueva York ) es una feminista negra y una activista política de paz y justicia . Su enfoque se ha centrado principalmente en los derechos de las mujeres, la justicia racial, la lucha contra la guerra y el trabajo de paz, así como la solidaridad internacional. Beal fue miembro fundador del Comité de Liberación de Mujeres Negras de SNCC , que más tarde se convirtió en la Alianza de Mujeres del Tercer Mundo . Ella es más conocida por su publicación, " Double Jeopardy: To Be Black and Female".", que teoriza la intersección de la opresión entre raza, clase y género. Beal vive actualmente en Oakland, California
Beal nació en Binghamton, Nueva York, de Charlotte Berman Yates y Ernest Yates. El origen inmigrante ruso-judío de su madre y la ascendencia afroamericana y nativa americana de su padre , junto con sus experiencias con el antisemitismo y el racismo , inspiraron su trabajo posterior como activista.
Beal describe su educación como difícil, pero reconoce su impacto en la formación de su conciencia política. Cuando era niña, negoció el controvertido activismo político de sus padres con la necesidad de pertenecer. En una entrevista, confiesa: "Recuerdo que cuando era niña estaba avergonzada. ¿Por qué mi madre tiene que hacer esto?", Y dice "no quieres que tus padres sean diferentes de los demás; en otro nivel, estás aprendiendo acerca de la injusticia ". Su madre le enseñó que tenía una responsabilidad social personal y política para enfrentar las desigualdades a las que ella y otros están sujetos. Tener antecedentes con padres progresistas la introdujo a las injusticias en el mundo. Finalmente aprovechó sus sentimientos de desplazamiento para tratar de ser la mejor en todo, transformando su incomodidad en activismo político, siguiendo a sus padres.
Después de la muerte de su padre, se mudó a St. Albans , un barrio integrado en Queens .
Durante su tercer año, Beal se fue al extranjero a Francia, donde se casó con James Beal y tuvo dos hijos. Beal y su esposo vivieron en Francia desde 1959 hasta 1966 mientras ella asistía a la Sorbona . Después de seis años de matrimonio, regresaron a los Estados Unidos y disolvieron su unión. Beal se dio cuenta de la lucha para terminar con la dominación colonial en Argelia mientras estudiaba en el extranjero en la Universidad de la Sorbona, lo que despertó su conciencia política e interés en la justicia social.

Organización política

En 1958 comenzó a trabajar en activismo político con la NAACP, donde se topó con restricciones conservadoras que la desanimaron de la política estadounidense.
Beal se comprometió formalmente con la organización política al unirse al SNCC durante el Movimiento de Derechos Civiles. Trabajó activamente para empoderar a las mujeres negras a través de su participación política en organizaciones y puestos en comités. En 1969, Beal compuso un ensayo que abordaba las complejas relaciones a las que se enfrentaban las mujeres negras en su lucha colectiva colectiva, llamado "Doble peligro: ser negra y mujer". Este documento se convirtió en la postura oficial del SNCC sobre las mujeres. Esta publicación fue aparte de una historia de organización feminista negra, donde su trabajo "coincidió con otros ensayos que exploran las intersecciones de raza y género en la vida de las mujeres negras, y más específicamente, la agencia política de las mujeres afroamericanas".
Durante su tiempo allí, las actividades de SNCC se desplazaron hacia un Poder Negro dominado por los hombres, alejándose de la "organización comunitaria sostenida hacia la propaganda del Poder Negro que fue acompañada por un creciente dominio masculino". Beal y sus colegas femeninas trabajaron y contribuyeron a la organización, pero no fueron reconocidas por puestos de liderazgo, mientras que el patriarcado influyó en la organización de SNCC, la raza se convirtió en el tema principal que se abordó. Compuesta por sus preocupaciones sobre los derechos de las mujeres, Beal se involucró con el Movimiento de Mujeres. Debido a las posiciones inferiores de las mujeres dentro de organizaciones dominadas por hombres como el SNCC, cofundó el Comité de Liberación de Mujeres Negras de SNCC en 1968, que se convirtió en la Alianza de Mujeres del Tercer Mundo. Mirando hacia atrás, Beal transmitió sus quejas en la película Ella es hermosa cuando está enojada , afirmando:
“Estuve en el Comité de Coordinación No Violenta para Estudiantes. Estás hablando de liberación y libertad la mitad de la noche en el lado racial, y de repente los hombres se darán la vuelta y comenzarán a hablar de ponerte en tu lugar. Entonces, en 1968, fundamos el Comité de Liberación de Mujeres Negras del SNCC para abordar algunos de estos temas ”
El Comité de Liberación de las Mujeres Negras de SNCC pasó a formar parte de la Alianza de Mujeres Negras y eventualmente se convirtió en la Alianza de Mujeres del Tercer Mundo en 1969. La TWWA es una organización comprometida a ayudar a las mujeres y comunidades marginadas a nivel mundial en la lucha por lo social justicia. La creencia fundamental de esta organización reconoce la postura central de la política de interseccionalidad, en la que insiste en enfrentar los problemas de raza y clase que afectan a las mujeres de color y a las mujeres pobres de manera única, desafiando así la idea de una feminidad universal en el proceso.
Mientras trabajaba en el SNCC, Beal y sus colegas femeninas se preocuparon cada vez más por los problemas femeninos, específicamente el asalto a la justicia reproductiva de las mujeres negras a través de la esterilización forzada, lo que la motivó a convertirse en una voz para la liberación de las mujeres negras. [2] Ella participó activamente en CESA, el Comité para poner fin al abuso de esterilización . Esta organización luchó para ayudar a las mujeres pobres de color que estaban siendo desproporcionadamente atacadas y forzadas a la esterilización involuntaria a obtener justicia reproductiva.
También fue miembro del Comité Nacional de Organización Antirracista , que se centró en la política antirracista y se centró en la organización nacional.
A través de su organización, Beal se enfrentó a una gama de regímenes opresivos que abarcaban complejas relaciones de poder que subordinaban y privaban a las mujeres negras en particular. Su organización política buscó abordar las desigualdades estructurales y empoderar a los grupos marginados.

Periodismo

Además de su participación en organizaciones, Beal mantuvo una carrera como escritora y editora. Fue editora asociada de The Black Scholar e informó para San Francisco Bay View . Beal también fue editora del periódico TWWA, Triple Jeopardy, La voz de la mujer negra para el Consejo Nacional de Mujeres Negras , y editora colaboradora de la Línea de marzo, un diario teórico marxista-leninista .

Publicaciones

Beal escribió un ensayo llamado "Esclava de un esclavo no más: mujeres negras en lucha". Su ensayo fue publicado en 1975 y aparece en la sexta edición de The Black Scholar. Este ensayo abordó las actitudes chovinistas de los hombres negros que fueron predominantes durante la era de los Derechos Civiles. Ella argumenta que las mujeres negras han sido objeto de explotación y opresión aditiva porque sus hermanos negros mantienen ideologías de género en lo que debería ser una lucha colectiva por la justicia social.
En 1969 publicó "Manifiesto de las mujeres negras; Doble peligro: ser negra y mujer" . Ella describe la naturaleza de la opresión única de las mujeres afroamericanas dentro de las órdenes sexistas y racistas y prescribe la agencia de las mujeres negras. Ese folleto fue luego revisado y luego publicado en The Black Woman , una antología editada por Toni Cade Bambara en 1970. Una versión revisada de "Double Jeopardy: To Be Black and Female" también aparece en la antología de 1970 Sisterhood is Powerful: An Anthology of Escritos del Movimiento de Liberación de la Mujer , editado por Robin Morgan . Fue presentado en The Black Scholar en 1975.
En 2002, Beal escribió un artículo llamado " El legado de Frederick Douglass para nuestros tiempos ", en el que menciona la eliminación de las luchas imperialistas que pasan desapercibidas en el Día de la Independencia y se basa en Fredrick Douglass para recordarle a la gente "La libertad es una lucha constante".
Beal aparece en el documental histórico 2013 Feminist: Stories from Women's Liberation .
Más recientemente, en 2014, Beal apareció en la película de historia feminista She's Beautiful When She's Angry

https://en.wikipedia.org/wiki/Frances_M._Beal
submitted by RadfemXX__ to FeminismoRadical [link] [comments]


2016.06.07 03:37 ShaunaDorothy Notas críticas sobre la “muerte del comunismo” y las condiciones ideológicas del mundo postsoviético (Noviembre de 2015)

https://archive.is/QazK6
Espartaco No. 44 Noviembre de 2015
Notas críticas sobre la “muerte del comunismo” y las condiciones ideológicas del mundo postsoviético
Por Joseph Seymour
A continuación publicamos, ligeramente editado, un documento de Joseph Seymour, miembro del Comité Central de la Spartacist League. El documento, fechado el 14 de marzo de 2009, fue una contribución a las discusiones y debates que precedieron a la XIII Conferencia Nacional de la Spartacist League/U.S., sección de la Liga Comunista Internacional (Cuartainternacionalista), ese mismo año y se publicó originalmente en Workers Vanguard No. 949 (1° de enero de 2010).
En el pleno de nuestro Comité Ejecutivo Internacional, celebrado a principios de 2008, hubo una discusión y, creo, diferencias incipientes en torno al contenido del término “muerte del comunismo”, lo cual es clave para entender las condiciones político-ideológicas del mundo postsoviético. En ese entonces, yo argumenté:
“Una cuestión importante al discutir el trabajo en Sudáfrica y México...es si estos países —se ha mencionado a China y Grecia— son una excepción a lo que hemos llamado el ‘retroceso en la conciencia’ y la ideología de la ‘muerte del comunismo’, y en qué sentido lo son. Pero el concepto de excepción implica una norma. Así que, ¿cuál es esa norma? La abrumadora mayoría de nuestra tendencia se ubica en los países capitalistas-imperialistas avanzados de Europa Occidental y Norteamérica... Es aquí donde todos los días, de manera generalizada, encontramos la ideología de la ‘muerte del comunismo’. Y creo que esto ha determinado un cierto entendimiento parcial y deformado de las delineaciones y divisiones políticas radicalmente modificadas en todo el mundo.
“Casi cada vez que usamos el término ‘muerte del comunismo’ lo vinculamos al triunfalismo burgués. No nos referimos al triunfalismo de la burguesía de la India, Egipto o Brasil. Nos referimos al triunfalismo de la burguesía imperialista occidental, principalmente la estadounidense. Pero el escepticismo respecto a la posibilidad de una sociedad comunista internacional futura —y esto es el núcleo de la ‘muerte del comunismo’— en los países del Tercer Mundo no puede identificarse con el triunfalismo y la dominación del imperialismo estadounidense. Más bien, nos encontramos con un ascenso, bastante significativo y con amplias bases de apoyo, de movimientos político-ideológicos que se presentan como oponentes del triunfalismo imperialista estadounidense. El ejemplo más obvio es, claro, el populismo nacionalista latinoamericano ejemplificado por Hugo Chávez. Pero también encontramos el mismo fenómeno en un sentido muy derechista, que es el ascenso del fundamentalismo islámico antioccidental en los países del Medio Oriente. Osama bin Laden, Hugo Chávez, Tony Blair, Bill Clinton: todos ellos representan la ‘muerte del comunismo’ de diversos modos y en diversos contextos nacionales”.
El núcleo de la “muerte del comunismo” es precisamente ése: un escepticismo respecto a la posibilidad de una civilización comunista global en el sentido marxista. Eso es un terreno común básico que comparten diversas tendencias políticas que a veces tienen actitudes fuertemente hostiles al imperialismo occidental, la democracia parlamentaria, la economía capitalista de mercado y otras cuestiones controvertidas (como la degradación ambiental), que separan a la izquierda de la derecha en el sentido convencional de estos términos.
Para asegurarme de que todos tenemos un entendimiento común de los términos, voy a reafirmar brevemente las principales características que tendría una sociedad plenamente comunista a escala global. La escasez económica ha sido superada, por lo que ha podido eliminarse el trabajo asalariado (“de cada cual, según su capacidad; a cada cual, según sus necesidades”). El trabajo enajenado ha sido remplazado por trabajo creativo, científico y cultural (Marx alguna vez usó la composición musical como ejemplo de esto). El estado se ha extinguido de manera que, en palabras de Engels, el gobierno sobre los hombres ha dado paso a la administración de las cosas. Las afiliaciones racial, nacional y étnica han desaparecido mediante una extensa procreación interétnica y la movilidad global (“el género humano es la Internacional”). La familia ha sido remplazada por instituciones colectivas para el trabajo doméstico, la crianza y la socialización de los niños.
La abrumadora mayoría de quienes se consideran izquierdistas y pasan de los 40 o 50 años, consideran que una sociedad futura como la que describí es utópica. La abrumadora mayoría de los izquierdistas más jóvenes, representados, por ejemplo, por el medio de los “foros sociales”, para todo propósito práctico desconocen el concepto marxista de la civilización comunista global y son indiferentes a él. Sus preocupaciones son defensivas y minimalistas: apoyar los derechos democráticos de los pueblos oprimidos (por ejemplo, los palestinos), detener el desmantelamiento del “estado del bienestar” en Europa Occidental o impedir que el medio ambiente se siga degradando (calentamiento global).
Voy a replantear mi argumento haciendo referencia a El estado y la revolución de Lenin. Cuando esta obra se publicó en 1918 y en las décadas subsecuentes, la principal diferencia entre los marxistas revolucionarios y las demás tendencias de izquierda tenía que ver con el tema que se discute en el capítulo I (“La sociedad de clases y el estado”). Ahí, Lenin afirma concisamente:
“La doctrina de Marx y Engels sobre la ineluctabilidad de la revolución violenta se refiere al estado burgués. Éste no puede ser sustituido por el estado proletario (por la dictadura del proletariado) mediante la ‘extinción’, sino sólo, como regla general, mediante la revolución violenta” [énfasis en el original].
En el periodo postsoviético, la diferencia más fundamental entre nosotros y las demás tendencias de la izquierda tiene que ver con el tema que se discute en el capítulo V (“Las bases económicas de la extinción del estado”) y que se explica concisamente en el siguiente pasaje:
“La base económica de la extinción completa del estado significa un desarrollo tan elevado del comunismo que en él desaparece la oposición entre el trabajo intelectual y el manual. En consecuencia, deja de existir una de las fuentes más importantes de la desigualdad social contemporánea, una fuente que en modo alguno puede ser suprimida de golpe por el solo hecho de que los medios de producción pasen a ser propiedad social, por la sola expropiación de los capitalistas.
“Esta expropiación dará la posibilidad de desarrollar las fuerzas productivas en proporciones gigantescas. Y al ver cómo retrasa el capitalismo ya hoy, de modo increíble, este desarrollo y cuánto podríamos avanzar sobre la base de la técnica moderna ya lograda, tenemos derecho a decir con la mayor certidumbre que la expropiación de los capitalistas originará inevitablemente un desarrollo gigantesco de las fuerzas productivas de la sociedad humana” [énfasis en el original].
La generación postsoviética de activistas de izquierda no puede entender fácilmente las ideas expuestas arriba porque no ha pensado en ellas.
El triunfalismo del imperialismo estadounidense no es el problema
Si bien la claridad sobre la cuestión de la “muerte del comunismo” no bastará para resolver nuestros problemas, la continua confusión a este respecto sí contribuirá a agravarlos. El no reconocer la diferencia más fundamental que nos separa del resto de la izquierda —el hecho de que no compartimos un mismo fin último— ha sido un importante factor subyacente en los recurrentes problemas políticos del partido.
Cuando aún era editor de Workers Vanguard, Jan Norden [actualmente del centrista Grupo Internacionalista] consideraba, de manera consciente y sistemática, que la “muerte del comunismo” era principalmente una expresión del triunfalismo del imperialismo estadounidense. De ahí que creyera que el levantamiento zapatista de los empobrecidos campesinos indígenas del sur de México en 1994 sería un poderoso contragolpe que debilitaría, al menos en América Latina, el efecto ideológico de la caída de la Unión Soviética. Desde que Norden desertó de nuestra organización en 1996, ha habido una tendencia en nuestro partido a amalgamar bajo el rubro de “retroceso en la conciencia” (un término que acuñé yo en la lucha contra Norden) el escepticismo respecto a la sociedad comunista futura, el triunfalismo imperialista occidental y el reformismo socialdemócrata tradicional. Algunos camaradas han argumentado que la principal diferencia que nos separa del resto de la izquierda versa sobre si el estado capitalista puede o no reformarse, como si estuviéramos en los tiempos de Lenin contra Kautsky en la secuela inmediata de la Revolución de Octubre.
Una formulación estándar tanto en nuestra literatura pública como en nuestro discurso interno es que el efecto de la “muerte del comunismo” ha sido internacionalmente “desigual”. El término “desigual” implica que el efecto puede medirse cuantitativamente en una escala lineal: muy alto en Estados Unidos y Francia, mucho más bajo en México y Sudáfrica. Como alguna vez fui estudiante de economía académica y después fui maestro, me imagino una gráfica de barras que mide y compara, por ejemplo, la producción nacional per cápita de distintos países. Pero el efecto diferencial que tuvo internacionalmente la “muerte del comunismo” no puede entenderse de ese modo. Lo que encontramos no son distintos niveles, sino distintas formas de la ideología postsoviética.
Tomemos por caso a Rusia. Al explicar el concepto de la “muerte del comunismo”, frecuentemente usamos la formulación de que la antigua Unión Soviética es considerada, en el mejor de los casos, un “experimento fallido”. Eso en general es cierto en Europa Occidental y Norteamérica. No es tan cierto en el Tercer Mundo. Y no es cierto en absoluto en Rusia. Todo lo contrario. El sector políticamente dominante de la nueva clase capitalista rusa, representado por Vladímir Putin, considera que la Unión Soviética fue el más exitoso de los experimentos, por decirlo así, de la construcción estatal centrada en Rusia. En 2005, Putin declaró que el colapso de la Unión Soviética había sido “la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX” (citado en Edward Lucas, The New Cold War: Putin’s Russia and the Threat to the West [La nueva Guerra Fría: La Rusia de Putin y la amenaza al Occidente, 2008]). Supongo que en toda la sociedad rusa está extendida una actitud similar respecto a la antigua URSS.
En los últimos años, el régimen de Putin y en general la élite rusa han querido restaurar la reputación histórica de Stalin como el gran líder de una potencia mundial dominada por Rusia en el siglo XX. El embajador ruso en la OTAN adorna su oficina con un retrato de Stalin. Un popular programa de televisión, “El nombre de Rusia”, ubicó a Stalin como uno de los cinco personajes históricos más grandes del país (Economist, 27 de noviembre de 2008). En 2007, una guía educativa de patrocinio oficial, Una historia moderna de Rusia, 1945-2006: Manual para el maestro, comparaba favorablemente a Stalin con Pedro el Grande: “Stalin siguió la lógica de Pedro el Grande: exigir lo imposible...para obtener lo máximo posible”. Luego continúa:
“Él [Stalin] es considerado uno de los líderes más exitosos de la URSS. El territorio del país llegó a los límites del viejo imperio ruso (y en algunas áreas lo sobrepasó). Se consiguió la victoria en una de las mayores guerras; la industrialización de la economía y la revolución cultural se llevaron a cabo con éxito, lo que produjo no sólo educación de masas, sino el mejor sistema educativo del mundo. La URSS llegó a ser uno de los países líderes en ciencias; el desempleo fue prácticamente derrotado”.
—citado en Lucas, The New Cold War
No precisamente la descripción de un “experimento fallido”.
En cierto modo nos es más difícil lidiar con la forma que la “muerte del comunismo” presenta en Rusia que la que tiene en Europa Occidental y Norteamérica. En estas últimas regiones, la antigua Unión Soviética todavía se identifica principalmente con el “socialismo”, no con el “imperialismo ruso”. Stalin se considera un discípulo de Marx y Engels y como tal en general se le condena. En Rusia, Stalin se considera el sucesor de Pedro el Grande y Catalina la Grande, y como tal se le ensalza. Para muchos rusos, el comunismo no ha muerto porque nunca estuvo vivo.
Incluso antes de que la severidad de la actual desaceleración económica mundial se volviera evidente el pasado otoño, el triunfalismo del “libre mercado” había dejado de ser una corriente importante en el clima de la opinión burguesa incluso en Estados Unidos. Hoy, hay voceros prominentes y respetados del capital financiero estadounidense, como el antiguo director de la Reserva Federal, Paul Volcker, que anuncian una desaceleración global profunda y prolongada. Las comparaciones con la Gran Depresión de los años 30 se han vuelto un lugar común. El alcalde tory [conservador] de Londres comentó que en estos días leer el Financial Times de esa ciudad es como frecuentar una secta suicida milenarista. Sin embargo, ninguna opinión burguesa actual se muestra preocupada por la posibilidad de revoluciones socialistas inminentes en ningún lado o la resurrección de partidos comunistas de masas que reivindiquen la tradición marxista-leninista.
De fines y medios: Un recorrido histórico
En la sección titulada “La fase superior de la sociedad comunista” del capítulo V de El estado y la revolución, Lenin escribió:
“Desde el punto de vista burgués, es fácil declarar ‘pura utopía’ semejante régimen social y burlarse diciendo que los socialistas prometen a todos el derecho a recibir de la sociedad, sin el menor control del trabajo realizado por cada ciudadano, la cantidad que deseen de trufas, automóviles, pianos, etc. Con estas burlas siguen saliendo del paso, incluso hoy, la mayoría de los ‘sabios’ burgueses, que demuestran así su ignorancia y su defensa interesada del capitalismo”.
Con el término “sabios burgueses”, Lenin se refería a los intelectuales que apoyaban y justificaban abiertamente el sistema económico capitalista. Lenin no incluía en esta categoría a los voceros ideológicos de la II Internacional (Socialista), como Karl Kautsky, que se consideraba a sí mismo un marxista ortodoxo.
Si para 1917-1918 los líderes del ala derecha de los partidos socialdemócratas de masas (como Friedrich Ebert en Alemania, Albert Thomas en Francia o Emile Vandervelde en Bélgica) seguían creyendo o no subjetivamente en una futura sociedad socialista es un asunto distinto. Lo más probable es que no. Pero ninguno de ellos repudió públicamente la meta tradicional del movimiento socialista como proyecto utópico.
Al principio de la Revolución Alemana, en noviembre de 1918, el centrista Partido Socialdemócrata Independiente puso una serie de condiciones (exigencias) a su participación en un gobierno de coalición con el Partido Socialdemócrata (SPD) sobre la base de los consejos de obreros y soldados que entonces existían. La primera de ellas era: “Alemania debe ser una república socialista”. A eso, la dirección del SPD respondió: “Esta exigencia es la meta de nuestra propia política. Sin embargo es el pueblo quien debe decidir esto a través de la asamblea constituyente” (citado en John Riddell, ed., The German Revolution and the Debate on Soviet Power: Documents, 1918-1919: Preparing the Founding Congress [La Revolución Alemana y el debate sobre el poder soviético: Documentos, 1918-1919: Preparando el congreso de fundación, 1986]). Al atacar la Revolución de Octubre y a la recién nacida Internacional Comunista, los líderes socialdemócratas condenaban principalmente la dictadura del proletariado como una violación de la democracia, que identificaban con un gobierno de tipo parlamentario elegido por sufragio universal e igual.
Aquí es útil revisar el libro Moscú bajo Lenin, unas memorias que escribiera a finales de los años cuarenta y principios de los cincuenta Alfred Rosmer, colega y amigo de Trotsky. Rosmer había sido anarquista y después uno de los principales intelectuales sindicalistas de Francia, antes de sumarse a la recién fundada Internacional Comunista. En estos recuerdos, Rosmer narra la reacción inicial que provocó El estado y la revolución de Lenin entre los socialdemócratas ortodoxos como Kautsky y Jean Longuet (el nieto de Marx) así como entre los anarquistas:
“Era un libro extraordinario y su destino fue singular: Lenin, marxista y socialdemócrata, era atacado por los teóricos de los partidos socialistas que invocaban el marxismo: ‘¡Eso no es marxismo!’ gritaban, es una mezcla de anarquismo, de blanquismo; ‘de blanquismo a la salsa tártara’, escribía uno de ellos para hacer una frase ingeniosa. Por el contrario, este blanquismo y su salsa eran para los revolucionarios situados fuera del marxismo ortodoxo, sindicalistas y anarquistas, una agradable revelación. Jamás un lenguaje semejante salía de las bocas de los marxistas que ellos conocían”.
Louis-Auguste Blanqui (1805-1881) fue el último de los grandes representantes de la tradición comunista jacobina originada con la Conspiración de los Iguales de Babeuf en los últimos días de la Revolución Francesa. La concepción babeufista del comunismo (desarrollada en una sociedad preindustrial) tenía que ver con la distribución y el consumo más que con la producción y la superación de la escasez económica. Sin embargo, al calificar a Lenin de “blanquista”, Kautsky, Longuet et al. no se referían a ese aspecto de la perspectiva jacobino-comunista. El “blanquismo” de Lenin era para ellos el derrocamiento insurreccional del estado capitalista organizado y dirigido por un partido revolucionario de vanguardia.
Como señala Rosmer, El estado y la revolución fue muy bien recibido entre varios anarquistas y sindicalistas, algunos de los cuales creyeron que Lenin se estaba moviendo del marxismo hacia el campo político de ellos. Sin embargo, los anarquistas más cultivados en cuestiones de doctrina entendieron que, si bien Lenin estaba de acuerdo con la necesidad de un derrocamiento insurreccional del estado burgués, todavía sostenía, e incluso enfatizaba, el programa marxista de la dictadura del proletariado como transición a una sociedad plenamente comunista. A este respecto, Rosmer cita a un anarquista alemán, Erich Mühsam, que, estando preso en 1919, escribió:
“Las tesis teóricas y prácticas de Lenin sobre la realización de la revolución y de las tareas comunistas del proletariado han dado a nuestra acción una nueva base... Ya no hay obstáculos insuperables para la unificación del proletariado revolucionario entero. Los anarquistas comunistas, ciertamente, han tenido que ceder en el punto de desacuerdo más importante entre las dos grandes tendencias del socialismo; han debido renunciar a la actitud negativa de Bakunin ante la dictadura del proletariado y rendirse en este punto a la opinión de Marx”.
Para Mühsam, el “desacuerdo” entre Bakunin y Marx respecto a la dictadura del proletariado tenía que ver con el medio de llegar a un fin último que ambos compartían: una sociedad igualitaria sin clases y sin estado.
Todos sabemos que en una polémica política las ideas y posiciones que no se discuten son, a su modo, tan importantes como las que se discuten. Uno no discute contra posiciones que el oponente no sostiene y especialmente donde hay un terreno común. Por ejemplo, al polemizar contra liberales negros o izquierdistas radicales en Estados Unidos, no refutamos la falsa noción que exponen algunos racistas de derecha de que los negros son “inferiores” a los blancos. En 1918-1920, Lenin y Trotsky escribieron sendos libros polémicos contra Kautsky. En ningún lado de La revolución proletaria y el renegado Kautsky como tampoco en Terrorismo y comunismo se argumenta contra la posición de que la sociedad comunista en el sentido marxista sea algo utópico, pues Kautsky no defendía tal posición.
Adelantémonos hasta finales de los años treinta, cuando el movimiento comunista internacional estaba ya totalmente estalinizado. Consideremos específicamente al joven Maxime Rodinson, un intelectual judío francés que luego se convertiría en un prominente académico de izquierda especializado en el Medio Oriente y la sociedad islámica. En un ensayo de 1981 titulado “Autocrítica”, Rodinson recordó cuál fue el estado de espíritu que lo llevó a ingresar al Partido Comunista Francés en 1937 (al cual abandonó en 1958):
“La adhesión al comunismo implicaba, e implica todavía, comprometerse con una lucha que supuestamente le permitirá a la humanidad realizar un salto esencial y eminentemente benéfico: acabar con un sistema que permanentemente produce pobreza y crimen, que subyuga y condena a millones de personas a lo largo del mundo a una vida atroz o incluso a la muerte. La intención es crear una humanidad liberada en la que todos puedan florecer hasta donde se los permita su potencial, en la que el colectivo de seres libres controle la administración sobre las cosas y establezca el mínimo indispensable de reglas para armonizar las relaciones entre los seres humanos”.
—Cult, Ghetto, and State: The Persistence of the Jewish Question (Culto, gueto y estado: La persistencia de la cuestión judía, 1983)
Como intelectual, Rodinson podía articular las metas liberadoras del marxismo mejor que los muchos millones de obreros jóvenes que ingresaron a los partidos comunistas de Francia e Italia, la India y Vietnam y otros lugares durante la era de Stalin. Sin embargo, muchos de esos obreros —aunque ciertamente no todos— también estaban motivados por una visión del futuro de liberación social multilateral. No consideraban a los partidos comunistas como meras agencias políticas para defender y promover sus intereses económicos o sociales (por ejemplo, nacionales) dentro del sistema capitalista-imperialista existente.
En general, los obreros políticamente avanzados y los intelectuales izquierdistas que apoyaban a los partidos socialdemócratas de masas no compartían la concepción marxista de una sociedad genuinamente comunista. Pero ellos también aspiraban a una sociedad radicalmente diferente y mejor que la presente. En 1961, un intelectual socialdemócrata de izquierda, el británico Ralph Miliband, publicó un libro altamente crítico del Partido Laborista titulado Parliamentary Socialism: A Study of the Politics of Labour [Socialismo parlamentario: Un estudio de la política del laborismo]. El libro apareció en la secuela inmediata de un intento fallido por parte de los líderes del ala derecha del partido por deshacerse de la Cláusula IV de la constitución partidista de 1918. La Cláusula IV en general se consideraba el programa máximo del Partido Laborista: “Asegurar a los trabajadores manuales e intelectuales la plenitud de los frutos de su industria y la más equitativa distribución de todo cuanto sea posible, sobre la base de la propiedad común de los medios de producción, distribución e intercambio”. Al describir la batalla sobre la Cláusula IV que tuvo lugar en 1959-1960, Miliband escribió: “Ante la violenta resistencia [por parte de las bases obreras del partido] que encontró, la propuesta tuvo que abandonarse”. Para los años 80, ya nadie hubiera usado el término “socialismo parlamentario” para encapsular el programa o incluso la doctrina oficial del Partido Laborista británico. Y, en 1995, la Cláusula IV fue suprimida del programa formal del partido en una conferencia especial, pese a la oposición de algunos de los grandes sindicatos.
De principios a mediados de los años 60, hubo en Estados Unidos una radicalización de izquierda entre la juventud estudiantil y algunos intelectuales de mayor edad. Una expresión institucionalizada de esto fue la Conferencia de Académicos Socialistas que se celebraba anualmente en la ciudad de Nueva York. En 1966, los organizadores de la conferencia invitaron al historiador marxista Isaac Deutscher a dar una presentación sobre el “hombre socialista”. En esa época, el carácter cultural y sicológico de una sociedad verdaderamente socialista era un asunto de vivo interés entre los jóvenes intelectuales izquierdistas no sólo en Estados Unidos, sino en todo el mundo. Por ejemplo, a principios de los años 60, el Ché Guevara escribía sobre la eliminación del trabajo enajenado en la Cuba “socialista”. Para un análisis retrospectivo del pensamiento de Guevara a este respecto, ver: “‘Radical Egalitarian’ Stalinism: A Post Mortem” [Estalinismo “igualitario radical”: Un post mortem] en Spartacist [Edición en inglés] No. 25 (verano de 1978). En su presentación sobre el “hombre socialista”, Deutscher tocó diversos puntos en los que la generación postsoviética de activistas de izquierda no está pensando en absoluto.
Huntington contra Fukuyama, otra vez
Empecé a desarrollar mis pensamientos sobre la “muerte del comunismo” y las condiciones ideológicas del mundo postsoviético principalmente durante las discusiones informales que tuve con Norden entre 1991 y su salida de nuestra organización en 1996. Como ya se ha señalado, Norden identificaba la “muerte del comunismo” principalmente como una expresión del triunfalismo imperialista estadounidense. Así, él solía ligar ese término con la fórmula de un “nuevo orden mundial”, que George Bush había proclamado en el momento de la Guerra del Golfo de 1991 contra Irak. Norden creía que el que el cuerpo central de la dirección de nuestra tendencia hubiera reconocido que el carácter del periodo postsoviético estaba marcado por un retroceso histórico en la conciencia de la clase obrera internacionalmente era una capitulación a las presiones del triunfalismo imperialista estadounidense.
La forma en que Norden enfocaba esta cuestión estaba influenciada por las opiniones del intelectual de derecha estadounidense (entonces neoconservador) Francis Fukuyama, que declaró que el colapsó del bloque soviético había marcado “el fin de la historia”. Una versión sobresimplificada de la tesis del “fin de la historia” de Fukuyama llegó a ser muy conocida entre lo que podría llamarse el público educado estadounidense, el tipo de gente que está suscrito al New York Review of Books y ocasionalmente lee el Foreign Affairs. No sé si Norden leyó realmente a Fukuyama. Yo sí lo hice, y también leí a otros ideólogos burgueses de la derecha estadounidense, especialmente a Samuel P. Huntington y Zbigniew Brzezinski, quienes disentían fuertemente de la versión color de rosa que tenía Fukuyama del mundo postsoviético. Estoy volviendo a este debate porque me fue útil para entender la relación entre la “muerte del comunismo” y las diversas corrientes postsoviéticas de la ideología burguesa, especialmente en los países capitalistas occidentales (pero no exclusivamente en ellos).
Fukuyama tomó el término y el concepto de “fin de la historia” del filósofo alemán Georg Hegel. Hegel usó esa expresión para describir las consecuencias histórico-mundiales de la Batalla de Jena de 1806, en la que el ejército de la Francia napoleónica derrotó al reino de Prusia. Tras la batalla, los franceses ocuparon y gobernaron el sur y el oeste de Alemania. Hegel estuvo entre los pocos intelectuales alemanes prominentes que apoyó al régimen napoleónico, al que consideraba históricamente progresivo, y colaboraron con él.
La concepción hegeliana del “fin de la historia” tenía un componente negativo y uno positivo. El componente negativo era que la ideología dominante de la Europa feudal tardía —el absolutismo monárquico sancionado y apoyado por las iglesias cristianas— había perdido su antiguo poder de determinar el curso futuro de la historia. El componente positivo era que los principios liberales de la Revolución Francesa, tal y como Hegel los entendía (y como los representaba Napoleón), habían llegado a ser capaces de conquistarlo todo en el ámbito de las ideas y con el tiempo se establecería a lo largo de Europa un nuevo orden sociopolítico en conformidad con el nuevo Zeitgeist (espíritu de los tiempos).
De igual modo, la versión de Fukuyama del “fin de la historia” tenía componentes negativos y positivos. El componente negativo, desde luego, era la “muerte del comunismo”:
“Si bien todavía hay en el mundo poder comunista, éste ha dejado de reflejar una idea dinámica y atractiva. Quienes se consideran a sí mismos comunistas se ven obligados a librar continuas batallas de retaguardia para preservar algo de su antigua posición y su antiguo poder. Los comunistas se encuentran en la poco envidiable situación de defender un orden social viejo y reaccionario cuya hora ha pasado ya hace mucho, como los monárquicos que lograron llegar al siglo XX”.
—The End of History and the Last Man (El fin de la historia y el último hombre, 1992)
Aquí Fukuyama expresa lo que es una moneda corriente entre todas las tendencias de la ideología burguesa postsoviética.
Eran las conclusiones positivas que sacó del colapso del bloque soviético las que constituían el núcleo de su tesis del “fin de la historia”. Sostenía que los valores socioculturales y las correspondientes instituciones económicas y políticas del mundo capitalista occidental terminarían por imponerse eventualmente a escala global:
“Es en este marco donde el carácter marcadamente mundial de la revolución liberal adquiere una especial significación, puesto que constituye una evidencia más de que está operando un proceso que dicta un patrón evolutivo común para todas las sociedades humanas; en pocas palabras, algo así como una Historia Universal de la Humanidad en dirección a la democracia liberal...
“Y si hemos llegado a un punto en el que se ha vuelto difícil imaginar un mundo sustancialmente distinto al nuestro, en el que el futuro no representa de ninguna manera evidente u obvia una mejoría respecto a nuestro orden actual, luego entonces debe considerarse la posibilidad de que la Historia misma haya llegado a su fin” [énfasis en el original].
La noción de Fukuyama de una “revolución liberal” universalmente triunfante sufrió un denso fuego por parte de algunos voceros intelectuales prominentes del imperialismo estadounidense. Su principal antagonista fue Samuel P. Huntington, que contraponía su propia tesis del “choque de civilizaciones” al “fin de la historia” de Fukuyama. Refiriéndose a este último, Huntington comentó con condescendencia: “El momento de euforia del fin de la Guerra Fría generó una ilusión de armonía, que pronto se reveló como tal” (The Clash of Civilizations and the Remaking of World Order [El choque de civilizaciones y la reconstrucción del orden mundial, 1996]). Sin duda, Huntington concordaba con Fukuyama en que ya nunca podría haber estados poderosos ni un movimiento político internacional con apoyo de masas que afirmara representar una alternativa universal, como el comunismo, al capitalismo tipo occidental y la “democracia”. Pero también sostenía que una buena parte del mundo —y en particular Rusia, el Oriente islámico y China— se vería dominada por gobiernos y movimientos políticos antioccidentales basados en valores y tradiciones nacionales y religioso-culturales:
“En este nuevo mundo, los conflictos más generalizados, importantes y peligrosos no serán entre clases sociales, entre ricos y pobres, ni entre otros campos económicamente definidos, sino entre pueblos provenientes de diferentes entidades culturales...
“La civilización occidental es la más poderosa y seguirá siéndolo durante muchos años. Sin embargo, comparado con el de otras civilizaciones, su poder está declinando. Cuando el Occidente intenta afirmar sus valores y proteger sus intereses, las sociedades no occidentales enfrentan una alternativa. Algunas intentan emularlo o colgarse de él. Otras sociedades confucianas e islámicas intentan expandir su propio poder militar y económico para resistir y ‘contrarrestar’ a Occidente. Un eje central de la política mundial posterior a la Guerra Fría es, pues, la interacción del poder y la cultura occidentales con el poder y la cultura de civilizaciones no occidentales”.
El debate Huntington/Fukuyama subraya la necesidad de que diferenciemos entre la creencia en la “muerte del comunismo”, que es generalizada y sigue siendo actual, y el limitado y efímero triunfalismo imperialista estadounidense en la secuela inmediata de la caída de la Unión Soviética.
Breves conclusiones
Una pregunta importante que enfrentamos puede ser formulada de este modo: ¿es posible que un levantamiento espontáneo, que implique a grandes sectores de la clase obrera, contra un gobierno derechista, pueda llevar a situaciones prerrevolucionarias o incluso revolucionarias (es decir, a órganos de poder dual) aun si la masa de los obreros y los trabajadores en general no aspira al socialismo? Yo creo que sí. Aunque nunca hemos experimentado semejante acontecimiento, no debemos descartarlo. Por ahora, nuestra tarea principal consiste en propagar una visión marxista del mundo con la expectativa de reclutar cantidades relativamente pequeñas de intelectuales izquierdistas y obreros avanzados. Parafraseando a John Maynard Keynes: cuando la realidad cambie, cambiarán nuestras perspectivas.
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.06.05 18:51 ShaunaDorothy PRI y PAN, lacayos del imperialismo, entregan el petróleo ¡Abajo la nueva embestida privatizadora! (Febrero de 2014)

https://archive.is/alX3p
Espartaco No. 40 Febrero de 2014
PRI y PAN, lacayos del imperialismo, entregan el petróleo
¡Abajo la nueva embestida privatizadora!
¡Romper con los nacionalistas burgueses AMLO/Morena/PRD!
Con la aprobación de las nuevas “reformas estructurales”, el gobierno pinta el futuro color de rosa al tiempo que la prensa burguesa internacional celebra en Peña Nieto al “carismático” (¡sic!) presidente de México. Tras más de una década de oír sobre los países BRIC (Brasil, Rusia, la India y China) como puntales potenciales de la economía mundial, ahora empezamos a oír de los países MINT (México, Indonesia, Nigeria y Turquía) como posibles “gigantes económicos”. Mientras tanto, la situación de las masas trabajadoras es cada vez más desesperada. A seis años del inicio de la crisis económica mundial, la burguesía mexicana está empeñada en extraer hasta la última gota de sudor y sangre de los trabajadores con tal de seguir engordando sus bolsillos. Desde la reforma laboral de 2012 (todavía bajo Calderón) hasta la reforma educativa, la energética y la hacendaria, la burguesía —envalentonada ante la ausencia de una respuesta proletaria— ha lanzado una brutal ofensiva antiobrera destinada sobre todo a atraer inversión mediante el abaratamiento de la mano de obra, los ataques antisindicales y la represión desnuda. El núcleo de esta nueva arremetida neoliberal había sido durante décadas el objetivo central de los imperialistas: el petróleo.
Del TLCAN...
Déjà vu. Hace unos lustros Carlos Salinas de Gortari prometía que México llegaría al Primer Mundo con base en privatizaciones masivas y el TLCAN. A 20 años de su entrada en vigor, este tratado de rapiña imperialista contra México ha ocasionado la pauperización de las masas mexicanas. La carestía de la vida ha escalado y los aumentos paupérrimos al salario mínimo ni se acercan a cubrir la inflación. Para 2007, la economía informal representaba el 52 por ciento de la actividad no agropecuaria —el año pasado, 500 mil personas se dedicaban al ambulantaje tan sólo en el DF—. Según Guillermo Ortiz, secretario de hacienda de Zedillo (sexenio de 1994-2000), el ingreso por habitante en México “es 30 por ciento del que tiene un estadunidense, la misma proporción registrada hace dos décadas”, en tanto que el costo de la mano de obra disminuyó diez por ciento en los últimos cinco años (La Jornada, 21 de octubre). Para 2012, casi la mitad de la población era pobre según datos oficiales, y un quinto padecía hambre. El TLCAN ha significado, sobre todo, la devastación del campo mexicano. Alrededor de dos millones de campesinos pobres, incapaces de competir con la producción agrícola altamente tecnificada y subsidiada de EE.UU., se han visto obligados a abandonar sus parcelas desde la entrada en vigor del tratado. ¡Vaya “Primer Mundo”!
No hace falta ser marxista para entender que tales “tratados” comerciales no tienen nada que ver con una distribución equitativa de los recursos mundiales; el TLCAN representa un bloque comercial para impulsar el dominio económico de los imperialistas estadounidenses (y sus hermanos menores canadienses) contra sus rivales europeos y asiáticos e intensificar la subyugación neocolonial de México. Hace más de 20 años, mientras se negociaba el TLCAN, la SL/U.S., el GEM y la Trotskyist League of Canada emitieron una declaración conjunta (Espartaco No. 2, verano-otoño de 1991) que afirmaba:
“Existe la necesidad candente de una oposición proletaria internacionalista que luche al lado de la clase obrera y el empobrecido campesinado de México contra el asalto imperialista. Las secciones canadiense, estadounidense y mexicana de la Liga Comunista Internacional están dedicadas a construir una vanguardia revolucionaria que sea capaz de unificar a las masas trabajadoras del continente en una lucha de clases común”.
...al petróleo
Los gobernantes capitalistas mexicanos finalmente concluyeron el proceso legal para abrir la industria petrolera al capital privado. Ante el carácter potencialmente explosivo de la cuestión del petróleo, que toca las aspiraciones democráticas de las masas a la emancipación nacional, los gobernantes del PRI y el PAN fueron allanando el camino durante 20 años mediante reformas privatizadoras parciales y toda una campaña dirigida especialmente contra el sindicato petrolero, su corrupción y sus “privilegios” —la privatización significará despidos masivos y la destrucción de conquistas históricas de este gremio—. El argumento central para la privatización ha sido que la explotación de nuevos yacimientos requiere tecnología de la que Pemex carece, pero la reforma no tiene nada que ver con la adquisición de tal tecnología, sino con la apertura al capital privado de esencialmente todas las funciones de la paraestatal.
Los trotskistas defendemos la nacionalización petrolera como una medida básica de autodefensa del México neocolonial frente al imperialismo. Al tener en sus manos el control de un recurso natural crucial en nuestra época y el futuro previsible, los magnates del petróleo no son capitalistas del montón. Con su poderío económico y apoyados por los ejércitos y flotas de sus países imperialistas, procuran establecer en los países sojuzgados un régimen de feudalismo imperialista. Como Trotsky explicó, “en estas condiciones, la expropiación es el único medio serio de salvaguardar la independencia nacional y las condiciones elementales de la democracia” (“México y el imperialismo británico”, 1938).
La expropiación petrolera cardenista de 1938 fue una medida democrático-burguesa que representó un freno a la dominación imperialista. Los regímenes capitalistas subsecuentes siguieron, hasta principios de los años 80, una política nacional-populista, basada en buena medida en los ingresos petroleros, que procuró desarrollar ciertas ramas industriales y aplacar a obreros y campesinos mediante la nacionalización de todo tipo de empresas y la aplicación de algunos subsidios. La existencia de la Unión Soviética como contrapeso al imperialismo permitió a los gobernantes priístas de antaño llegar a un entendimiento con EE.UU.; los imperialistas toleraban una política económica nacionalista al tiempo que el régimen mexicano resguardaba celosamente el patio trasero estadounidense ante el espectro del comunismo mediante la represión abierta contra obreros, campesinos y estudiantes, combinada con algunas concesiones más o menos significativas. Los países tercermundistas no pueden aspirar a un grado mayor de independencia nacional sobre la base del capitalismo.
Ante la destrucción contrarrevolucionaria de la URSS, los gobernantes tercermundistas carecen ya de espacio de maniobra para negociar con los imperialistas; consecuentemente, la política de los nacionalistas burgueses de hoy parece una parodia incluso del jacobinismo nacionalista de Lázaro Cárdenas.
El callejón sin salida del nacionalismo burgués
Hasta hace poco, al lado del PRI y el PAN, el PRD era uno de los firmantes del “Pacto por México”, cuyo texto incluye la esencia de cada una de las “reformas estructurales” neoliberales que se han ido implementando en lo que va del gobierno de Peña Nieto, incluyendo la privatización petrolera y la reforma antieducativa. Ante su desprestigio entre las masas, el PRD decidió salir del infame pacto y presentarse de nuevo como “defensor” de la nacionalización, con la estéril exigencia máxima de una “consulta ciudadana” sobre la reforma energética.
La única respuesta a la ofensiva privatizadora ha sido hasta ahora una serie de marchas multitudinarias organizadas por el PRD y el Morena, a algunas de las cuales se han sumado sindicatos dirigidos por burócratas perredistas. Si bien estas marchas han mostrado la oposición masiva a la privatización, los nacionalistas las han utilizado simplemente como válvula de escape para dar salida al descontento popular. Ahora, López Obrador (quien se escindió del PRD en 2012 para ofrecer una opción de recambio ante el creciente desprestigio de su antiguo partido) está impulsando una ridícula demanda contra Peña Nieto por “traición a la patria”, mientras que los intelectuales populistas (en su mayoría acólitos de AMLO) al estilo de la Poniatowska llevaron a cabo un absurdo “Congreso Popular” que “revocó” la reforma.
Estos aspavientos inofensivos son un reflejo de la total impotencia del nacionalismo burgués, una ideología basada en la falacia de la unidad de intereses entre burgueses y proletarios connacionales. En países capitalistas subdesarrollados como México, las débiles burguesías tercermundistas son incapaces de romper con los imperialistas, a los cuales están inextricablemente atados. Comprometidos a la defensa del orden capitalista, los políticos nacionalistas burgueses temen por sobre todas las cosas a la única fuerza capaz de destruir el yugo imperialista: el proletariado.
Las potencias imperialistas dominantes hace ya mucho se repartieron el mundo, y mediante el sojuzgamiento económico y militar detienen el desarrollo independiente ulterior de los países atrasados. Así, la genuina emancipación nacional de los países de desarrollo capitalista atrasado requiere el derrocamiento del capitalismo. Como Trotsky explicó en su obra La Revolución Permanente:
“Con respecto a los países de desarrollo burgués retrasado, y en particular de los coloniales y semicoloniales, la teoría de la revolución permanente significa que la resolución íntegra y efectiva de sus fines democráticos y de su emancipación nacional tan sólo puede concebirse por medio de la dictadura del proletariado, empuñando éste el poder como caudillo de la nación oprimida y, ante todo, de sus masas campesinas”.
Para emprender la construcción del socialismo, es necesario extender la revolución internacionalmente, especialmente a los países capitalistas avanzados. Por ello, el mejor aliado potencial del proletariado mexicano es el poderoso proletariado multirracial estadounidense. La consigna histórica del marxismo, ¡proletarios de todos los países, uníos!, no es simplemente una linda idea de hermandad, sino que resume un programa de lucha basado en la comunidad de intereses del proletariado al nivel mundial. ¡Por lucha de clases conjunta en ambos lados del Río Bravo!
¡Manos fuera del sindicato petrolero!
Pavimentando el camino para la aprobación de la infame “reforma educativa”, hace poco más de un año el gobierno y todos los partidos burgueses lanzaron una campaña que esencialmente culpaba a los propios maestros del triste estado de la educación en México y procuraba justificar el arresto de la lideresa del SNTE y la represión contra los maestros disidentes de la CNTE (ver Espartaco Nos. 37, 38 y 39, febrero, junio y septiembre de 2013, respectivamente). Hoy, al centro de la embestida privatizadora se encuentra una campaña para culpar al sindicato petrolero de la crisis financiera de Pemex —ya desde 2012 Calderón se quejaba de que los pasivos laborales de Pemex, principalmente los destinados a pensiones, ¡eran “un riesgo para la viabilidad financiera de la empresa”!—, así como llamados por parte del PAN, el PRD y el Morena por acción gubernamental contra la dirigencia del STPRM.
Con farisaica indignación, los políticos burgueses se rasgan las vestiduras ante la corrupción en el sindicato petrolero. Los obreros deben oponerse a cualquier intervención del estado burgués —una fuerza de represión sistemática al servicio del capital— en los sindicatos. Romero Deschamps, senador del PRI y dirigente sindical petrolero que acabó apoyando cobardemente la reforma energética, es un burócrata corrupto. Pero, como escribimos hace ya doce años contra la intentona de Fox de ir tras el dirigente petrolero con la excusa de un presunto desvío de fondos:
“Limpiar los sindicatos de sus corruptas burocracias es el deber de los trabajadores mismos, y no de ninguna de las agencias del estado capitalista. En 1989 los espartaquistas fuimos únicos en la izquierda al oponernos al encarcelamiento del dirigente petrolero Joaquín Hernández Galicia ‘La Quina’ por parte del gobierno de Carlos Salinas. ‘La Quina’ era, como sin duda lo es Romero Deschamps, un destacado priísta, un gángster profesional y un traidor al proletariado; pero era un miembro del movimiento obrero y sólo el movimiento obrero tenía derecho a juzgarlo. Viniendo del enemigo de clase, un ataque contra un dirigente sindical no puede ser más que un ataque contra todo el movimiento sindical”.
—“Estado burgués: ¡Manos fuera del STPRM!” (Espartaco No. 18, primavera-verano de 2002)
Una parte importante de la campaña antisindical actual fue la exigencia del PAN —apoyada por el PRD y el Morena— de echar al sindicato del Consejo de Administración de Pemex. El sindicato petrolero tenía representantes en el máximo organismo de la paraestatal desde 1938, una concesión otorgada por Lázaro Cárdenas. Al tiempo que denunciamos el ataque antisindical en su conjunto, para los trotskistas la presencia del sindicato en el máximo organismo de Pemex no es una demanda positiva ni una conquista sindical en sí misma: se trataba de una concesión a la burocracia misma, con el propósito de comprarla. Como Trotsky escribió:
“La administración de los ferrocarriles, campos petroleros, etcétera, por medio de organizaciones obreras no tiene nada en común con el control obrero de la industria, porque en última instancia la administración se hace por intermedio de la burocracia laboral, que es independiente de los obreros pero depende totalmente del estado burgués. Esta medida tiene, por parte de la clase dominante, el objetivo de disciplinar a la clase obrera, haciéndola trabajar más al servicio de los intereses comunes del estado... En realidad la tarea de la burguesía consiste en liquidar a los sindicatos como organismos de la lucha de clases y sustituirlos por la burocracia como organismos de la dominación de los obreros por el estado burgués. En tales condiciones la tarea de la vanguardia revolucionaria es emprender la lucha por la total independencia de los sindicatos y por la creación de un verdadero control obrero sobre la actual burocracia sindical, a la que se entregó la administración de los ferrocarriles, de las empresas petroleras y demás”.
—“Los sindicatos en la era de la decadencia imperialista” (1940)
Pero incluso las viejas medidas del corporativismo priísta representan para el PAN —partido tradicional de la gran burguesía y la reacción católica— un obstáculo, y es revelador que los nacional-populistas burgueses del PRD y el Morena compartieran esta perspectiva.
Rompesindicatos “izquierdistas” y “combativos”
Nuestra posición en defensa del sindicato petrolero contra el ataque estatal/patronal contrasta con la del Grupo Internacionalista (GI), una organización que se reclama trotskista. En el pasado ya hemos documentado ampliamente su negativa a defender a los sindicatos priístas bajo ataque del gobierno burgués (ver especialmente “Al GI se le atraganta la defensa del SNTE” y “La contribución del GI a la campaña antisindical en México”, Espartaco Nos. 38 y 39). Pero su más reciente publicación (Revolución Permanente No. 3, octubre de 2013) proporciona un nuevo caso de estudio de la fraseología seudorradical y la evasión política al servicio del más craso oportunismo.
Pese a la ausencia de cualquier movilización obrera, el cínico GI no escatima consignas rimbombantes por “imponer el control obrero en Pemex” (un fetiche al que el GI recurre cada vez que no tiene nada que decir) y por que los obreros “ocupen las instalaciones, echando a los administradores del estado capitalista”. Pero el GI ni siquiera alude a la intensa campaña antisindical al centro de la ofensiva privatizadora, ni a los llamados directos de los principales partidos burgueses por la intervención estatal en el sindicato petrolero. La grandilocuencia “combativa” del GI no tiene otro propósito que ocultar el hecho de que esta organización se niega a defender al sindicato petrolero ante el ataque estatal.
Para el GI, el sindicato petrolero (como todos los que tuvieron una relación histórica con el PRI: mineros, SNTE, etc.) no es más que un nido de policías burgueses, una posición que parte del apetito de acomodarse al populismo nacionalista del PRD/Morena: ¡los únicos sindicatos que el GI reconoce como genuinos son aquéllos dirigidos por líderes leales al PRD! Bajo estas circunstancias, es simplemente una impostura descarada el que el GI se atreva a hablar de “plantear la batalla” contra la privatización “en términos de lucha de clases” y advierta que la reforma “acarreará un ataque brutal a los trabajadores”. Como escribimos en nuestras polémicas recientes en torno al SNTE, “es una cosa o la otra: o se defiende el sindicato bajo ataque, pese a su brutal dirigencia procapitalista, o se lleva agua al molino de los rompesindicatos”.
El sepulturero del capitalismo
México presenta un ejemplo clásico de desarrollo desigual y combinado, donde la tecnología industrial de punta, introducida principalmente mediante la inversión imperialista, convive con el atraso ancestral en el campo. El capitalismo ha desarrollado en México un enorme y poderoso proletariado —un ejército de más de doce millones de obreros—. Un sector que ha crecido significativamente en décadas recientes es el de la industria automotriz, que emplea a más de 600 mil obreros —México es hoy el octavo productor mundial de automóviles y el cuarto exportador—. Aunque aún en estado incipiente en México, otra industria que se ha desarrollado vertiginosamente es la aeroespacial, que emplea a unas 30 mil personas.
Al no tener sino su fuerza de trabajo para vender, el proletariado es la única clase con el interés histórico y el poder social para levantarse a la cabeza de todos los explotados y oprimidos en la lucha por derribar este sistema de explotación. El éxito o fracaso de la clase obrera en esta empresa depende de la organización y conciencia de las masas en lucha, es decir, de la dirección revolucionaria. La conciencia revolucionaria no se genera espontáneamente en el curso de las luchas de clase cotidianas de los obreros; debe ser llevada a éstos por el partido revolucionario. Por eso, la tarea del partido revolucionario es la de forjar al proletariado para convertirlo en una fuerza política suficiente al infundirle la conciencia de su verdadera situación, educarlo en las lecciones históricas de la lucha de clases, templarlo en luchas cada vez más profundas, destruyendo sus ilusiones, fortaleciendo su voluntad revolucionaria y confianza en sí mismo, y organizando el derrocamiento de todas las fuerzas que se interpongan a la conquista del poder. Siguiendo el ejemplo de los bolcheviques de Lenin y Trotsky, que condujeron al proletariado ruso al poder en la Revolución de Octubre de 1917, los espartaquistas luchamos por forjar un partido revolucionario como la herramienta fundamental para la revolución socialista.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/40/privatizadora.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.05.21 16:25 ShaunaDorothy Declaración de la LCI para las protestas de Praga contra el FMI y el Banco Mundial ¡Aplastar la explotación imperialista mediante la revolución socialista mundial! (noviembre de 2000)

https://archive.is/feRdA
A continuación publicamos una declaración de la Liga Comunista Internacional, emitida el 16 de septiembre pasado, dirigida a las protestas planeadas contra el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) en Praga ese mismo mes. Las protestas contra la "globalización" se han convertido en un foco de actividad internacionalmente, y han sido objeto de viciosos ataques y terror policiacos, incluyendo arrestos masivos. Exigimos la inmediata liberación de todos los arrestados y el levantamiento de todos los cargos.
Los jóvenes radicalizados atraídos a estas protestas quieren superar el odioso empobrecimiento de las masas en el "Sur Global" que se justifica y forza en nombre del capitalismo del "libre mercado". Sin embargo, los organizadores de la campaña contra la "globalización" buscan encauzar estas preocupaciones y la lucha por la justicia social hacia apelaciones nacional-chovinistas a su propia burguesía.
La demanda principal de la protesta de Seattle fue que la Casa Blanca de Clinton presionara a la OMC para que adoptara y forzara una ley de normas internacionales para el trabajo y el medio ambiente. Además, la protesta estuvo dominada políticamente por la burocracia sindical de la AFL-CIO, que puso en escena una orgía anticomunista contra China y de proteccionismo chovinista. Las manifestaciones en Washington unos meses después se enfocaron en apelaciones liberales a los dirigentes del Banco Mundial para que cancelaran la deuda de los países del "Tercer Mundo".
Los organizadores de estas movilizaciones denuncian molestos al FMI, la OMC y el Banco Mundial por ser antidemocráticos y estar bajo el control de grandes corporaciones "trasnacionales". Al mismo tiempo, apelan a los gobiernos "democráticos" de América del Norte y Europa Occidental. En realidad, el estado capitalista estado u ni dense es el instrumento político fundamental de los bancos de Wall Street, General Motors, Boeing y otros; el estado capitalista alemán cumple el mismo propósito para los bancos de Frankfurt, Daimler-Benz y Siemens; etc. Las instituciones económicas internacionales como el FMI y la OMC están dominadas políticamente por los estados imperialistas principales, mientras que se convierten cada vez más en una arena de conflictos entre ellos.
En México, entre los principales porristas del "espíritu de Seattle" se encuentran la Liga de Trabajadores por el Socialismo (LTS) y su grupo juvenil Contracorriente. En su periódico Estrategia Obrera núm. 14 (octubre de 2000) ensalzan las manifestaciones como "una nueva vanguardia anticapitalista" sin mencionar una sola palabra sobre sus ilusiones en el imperialismo "democrático" ni sobre la contrarrevolución capitalista que ha dado pie a la embestida burguesa antiproletaria a nivel mundial. La LTS apoyó esos movimientos contrarrevolucionarios en Europa Oriental y la URSS sin cuyo triunfo, para empezar, no se habrían reunido el FMI y el BM en Praga, capital del antiguo estado obrero checoslovaco. Con una verborrea nacionalista tercermundista antiestadounidense, el artículo de la LTS no menciona ni por equivocación al enemigo principal de los obreros y jóvenes radicalizados en México: la burguesía mexicana lacaya de los imperialistas.
En oposición fundamental a los principales impulsores seudoizquierdistas del "imperialismo de los derechos humanos", la Liga Comunista Internacional lucha por la liberación de los obreros, campesinos y otros trabajadores, de la explotación, la pobreza y la degradación social mediante revoluciones proletarias tanto en los centros imperialistas como contra sus lacayos en los países neocoloniales, estableciendo así la base para una economía socialista planificada internacional.
¿"Convertir a Praga en Seattle"? ¡Si no hubiera sido por la contrarrevolución que destruyó Europa Oriental y la antigua Unión Soviética hace una década, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional no se estarían reuniendo en Praga! La "revolución de terciopelo" desmembró a Checoslovaquia y ahora el pueblo trabajador, las mujeres y las minorías nacionales y étnicas sufren la cruda explotación, el empobrecimiento y las depredaciones del mercado capitalista. En cuanto a las ilusiones de "libertad", hoy las fuerzas policiacas especialmente entrenadas por el FBI estadounidense y apoyadas por la OTAN amenazan las manifestaciones obreras e izquierdistas con un reforzamiento brutal de la "ley y el orden" de los banqueros imperialistas.
A pesar de toda la palabrería sobre la preocupación por las masas trabajadoras, el llamado oficial para un "día global de acción" en Praga no dice nada sobre el tratamiento de choque capitalista que llevó a una precipitación en la expectativa de vida y devolvió la hambruna a Rusia, echó hacia atrás el derecho de las mujeres al aborto a lo largo de Europa Oriental y dio pie a la emergencia de una plaga parda de terror fascista dirigida especialmente contra inmigrantes y romaníes (gitanos). La guerra de los Balcanes del año pasado hundió a Serbia en una devastación peor que la de los nazis de Hitler. El resultante desastre económico, social y ecológico tampoco mereció mención en el manifiesto oficial para Praga. ¿Por qué sucede esto? Porque los supuestos izquierdistas que organizaron la protesta "antiglobalización" de este año son principalmente la mismísima gente que apoyó la guerra imperialista contra Serbia a nombre de la preocupación "humanitaria" por los albaneses kosovares. Son también los mismos "izquierdistas" que se unieron a sus propios gobernantes capitalistas para luchar por la destrucción de la Unión Soviética y los estados obreros deformados de Europa Oriental y quienes apoyaron la elección de la sangrienta camarilla de falsos "socialistas", "ex comunistas" y dirigentes "laboristas" que actualmente gobiernan la Europa capitalista.
Nosotros, camaradas de la Liga Comunista Internacional (LCI), estamos orgullosos de luchar por el auténtico comunismo de los bolcheviques de Lenin y Trotsky. Nuestra perspectiva es proletaria, revolucionaria e internacionalista. Reconocemos que el conflicto fundamental en la sociedad es la lucha del trabajo contra el capital. Debido a su papel central en la producción, el proletariado tiene el poder social para tirar a los explotadores capitalistas y a todo su sistema de explotación de clase, la opresión racial, sexual y nacional y la guerra imperialista. El proletariado tiene el poder y el interés de clase para crear una sociedad —inicialmente un estado obrero— sobre la base de la propiedad colectiva y una economía racional e internacionalmente planificada, llevando a una sociedad comunista sin clases y a la extinción del estado. Alcanzar esta meta requiere de la construcción de un partido leninista-trotskista igualitario internacional. Luchamos por convertirnos en el partido capaz de dirigir revoluciones socialistas internacionales.
Sostener las conquistas proletarias ya arrebatadas a la clase capitalista es parte integral de nuestra lucha. Es por eso que nosotros los trotskistas luchábamos por la defensa militar incondicional de la Unión Soviética y de los estados obreros deformados de Europa Oriental contra el ataque imperialista y la restauración capitalista. Con todos los recursos a nuestro alcance, luchamos en 1989-90 en la RDA [Alemania Oriental] por dirigir una revolución política obrera, manteniendo las formas de propiedad colectiva y reemplazando a los falsos dirigentes estalinistas por un gobierno de consejos obreros. Esto pudo haber sido la guía para la resistencia contra la restauración capitalista a lo largo de Europa Oriental y para la revolución socialista proletaria en occidente. La LCI luchó de nuevo por despertar a los obreros soviéticos para preservar y extender las conquistas de la Revolución Rusa de 1917, que había sido asquerosamente traicionada por décadas de falsa dirección estalinista, pero que no fue derrocada hasta 1991-92. Hoy, el destino del estado obrero deformado chino y la vida de miles de millones de trabajadores en China, a lo largo de Asia y alrededor del mundo, penden en la balanza. Luchamos por la defensa militar incondicional del estado obrero chino contra las renovadas maquinaciones militares e intromisiones económicas imperialistas. Las conquistas de la Revolución China de 1949 están amenazadas por las "reformas" económicas de mercado de los estalinistas chinos, pero estos ataques también han engendrado una revuelta proletaria significativa. Es necesario un partido trotskista para dirigir al proletariado a la victoria mediante una revolución política obrera para preservar y extender las conquistas de la Revolución China de 1949.
Las devastadoras consecuencias mundiales de la contrarrevolución capitalista también destruyeron las teorías antimarxistas del "capitalismo de estado", adoptadas por la Tendencia Socialista Internacional del fallecido Tony Cliff y los estrafalarios y siempre cambiantes "ideólogos" de la Liga por una Internacional Comunista Revolucionaria (LICR, o sea Workers Power) y otros renegados del marxismo (ver "La bancarrota de las teorías sobre ‘una nueva clase’", Spartacist [edición en español] núm. 30, primavera de 2000). Según los cliffistas, la contrarrevolución en la antigua URSS fue simplemente un "paso a un lado" de una forma de capitalismo a otra. Su antisovietismo rabioso de la Guerra Fría se expresó en aquel momento: "El comunismo colapsó.... Es un hecho que debe regocijar a todo socialista." (Socialist Worker, [Gran Bretaña], 31 de agosto de 1991).
Hoy, el proletariado fue arrojado hacia atrás en todo el mundo, y los imperialistas de EE.UU., sin el freno del poderío militar soviético, pueden andar sin miramientos por todo el planeta, utilizando algunas veces a la Organización de las Naciones Unidas como hoja de parra, en volviendo intervenciones militares globales en el manto del "humanitarismo". Los imperialismos rivales, especialmente Alemania y Japón, sin la restricción de la unidad antisoviética de la Guerra Fría, buscan aplacar sus propios apetitos por controlar los mercados mundiales y proyectar concomitantemente su poder militar. Estos intereses nacionales en conflicto llevaron a la ruptura de las pláticas de la OMC en Seattle el año pasado. Estas rivalidades interimperialistas demarcan guerras futuras con armas nucleares, lo cual amenaza con extinguir la vida en el planeta.
Así, la tarea de quitar el poder a los explotadores capitalistas es ahora más urgente que nunca. Sin teoría revolucionaria no puede haber movimiento revolucionario. Hoy, las premisas básicas del marxismo auténtico deben ser motivadas contra la falsa identificación prevaleciente del colapso del estalinismo con el fracaso del comunismo. El dominio estalinista no era comunismo, sino su perversión grotesca. La burocracia estalinista, una casta parasitaria empotrada sobre el estado obrero como la burocracia asentada sobre un sindicato, surgió en el estado obrero degenerado soviético bajo condiciones de atraso económico y aislamiento debido al fracaso por extender la revolución a cualquiera de los países capitalistas avanzados. Los estalinistas dijeron que construían el "socialismo en un solo país", algo imposible, como explicó León Trotsky (y Marx y Engels antes que él), ya que el socialismo es necesariamente de extensión internacional. El "socialismo en un solo país" fue una justificación para vender revoluciones internacionalmente para aplacar al imperialismo mundial. Como lo explicó de manera brillante Trotsky en La revolución traicionada (1936), las contradicciones de la sociedad soviética no podían durar por siempre: "¿Devorará el burócrata al estado obrero, o la clase obrera lo limpiará de burócratas?" Esa contradicción se resolvió amargamente por la negativa.
Marxismo contra anarquismo y "globalización"
La gente que se llama a sí misma "anarquista" reúne una gama que va desde los golpeadores pequeñoburgueses derechistas que odian a la clase obrera y atacan a los comunistas, hasta revolucionarios subjetivos que se solidarizan con el proletariado y buscan genuinamente derrocar a la burguesía. En el último caso, el atractivo del anarquismo es un rechazo saludable al reformismo parlamentario de los socialdemócratas, los ex estalinistas y los falsos izquierdistas que promueven y mantienen el orden capitalista. De hecho, por oponerse a los falsificadores reformistas del marxismo, el mismo Lenin fue denunciado como anarquista. Cuando el líder bolchevique llegó a Rusia en abril de 1917 y llamó por una revolución obrera para derrocar al gobierno provisional capitalista, los mencheviques denunciaron a Lenin como "un candidato... ¡al trono de Bakunin!" (Sujánov, The Russian Revolution, 1917: A personal record [La Revolución Rusa, 1917: Un registro personal, 1984]). (Bakunin era el líder anarquista de la I Internacional). Como lo puso Lenin en El estado y la revolución: "Los oportunistas de la socialdemocracia actual tomaron las formas políticas burguesas del estado democrático parlamentario como límite del que no podía pasarse y se rompieron la frente de tanto prosternarse ante este ‘modelo’, considerando como anarquismo toda aspiración a romper estas formas."
No es sorprendente que haya algún resurgimiento de las creencias anarquistas, fertilizadas por el triunfalismo burgués multilateral de que "el comunismo ha muerto". La Revolución Rusa redefinió a la izquierda internacionalmente y su desmantelamiento final tiene un efecto similar a la inversa. Cuando el nuevo estado obrero era en los hechos un faro para la liberación, en el clímax de los levantamientos revolucionarios internacionales fomentados por la Revolución Rusa, los mejores de los militantes anarquistas y sindicalistas (por ejemplo James P. Cannon, Víctor Serge y Alfred Rosmer) se convirtieron en luchadores dedicados y disciplinados por el comunismo de Lenin y Trotsky. Antes de su ruptura final con el marxismo, Serge el anarquista increpó a los socialdemócratas, que llevaron a los obreros a la carnicería imperialista de la Primera Guerra Mundial y viajó a la Rusia soviética a apoyar al nuevo estado obrero. En el curso de la lucha contra los revanchistas contrarrevolucionarios (a quienes algunos anarquistas apoyaron de manera criminal), Serge se unió al Partido Bolchevique y escribió a sus amigos anarquistas franceses para motivar al comunismo contra el anarquismo:
"¿Qué es el Partido Comunista en épocas de revolución? Es la élite revolucionaria, poderosamente organizada, disciplinada, obedeciendo a una dirección congruente, avanzando hacia una sola meta claramente definida por los caminos trazados para ésta, mediante una doctrina científica. Siendo una fuerza tal, el partido es el producto de la necesidad; es decir, son las leyes de la historia misma. Esa élite revolucionaria que en época de violencia permanece desorganizada, indisciplinada, sin una dirección congruente y abierta a impulsos variables o contradictorios, se dirige al suicidio. No es posible ningún punto de vista contrario a esta conclusión."
—La vie ouvrière, 21 de marzo de 1922; reimpreso en The Serge-Trotsky Papers [Los archivos de Serge-Trotsky], Cotterill, ed. (1994)
La difusa popularidad del "anarquismo" entre la juventud actual es por sí misma un reflejo del retroceso en la conciencia política en el nuevo periodo político que comenzó con la derrota colosal que fue la contrarrevolución capitalista en la URSS y en Europa Oriental. En el fondo, el anarquismo es una forma de idealismo democrático radical que apela a la supuesta bondad innata, incluso de los imperialistas más rapaces, para servir a la humanidad. La Liga de los Justos (que cambió de nombre a Liga de los Comunistas alrededor del ingreso de Karl Marx en 1847) tenía como consigna principal "Todos los hombres son hermanos". Observando que había algunos hombres de los que no era ni quería ser hermano, Marx convenció a sus camaradas de cambiar la consigna a "¡Proletarios de todos los países, uníos!"
Históricamente, el anarquismo ha probado ser un obstáculo colaboracionista de clase para la liberación de los oprimidos. Uniéndose a los Ejércitos Blancos contrarrevolucionarios, algunos anarquistas saludaron el levantamiento de Kronstadt contra la Revolución Rusa, y Kronstadt sigue siendo una piedra de toque anticomunista para los anarquistas de hoy. Durante la Guerra Civil española, los anarquistas se convirtieron en ministros del gobierno del frente popular que desarmó y reprimió la lucha armada de los obreros contra el capitalismo, abriendo el camino a las décadas de dictadura franquista.
Hoy, las diferencias fundamentales entre el marxismo revolucionario y el idealismo liberal anarquista también se pueden ver en las protestas contra la "globalización". La noción de que las grandes corporaciones capitalistas trascienden actualmente el sistema de estado-nación y dominan el mundo a través de instituciones como el FMI y la OMC es falsa hasta la médula. La "globalización" es una versión actual de la idea del "ultraimperialismo" propuesta por el socialdemócrata alemán Karl Kautsky, quien arguyó que los capitalistas de diferentes países pueden resolver sus conflictos de intereses con medios pacíficos (incluso democráticos). Como señalamos en nuestro folleto Imperialism, the "Global Economy" and Labor Reformism [El imperialismo, la "economía global" y el reformismo obrero]: "Las firmas llamadas multinacionales o trasnacionales no operan por encima ni independientemente del sistema de estado-nación; más bien, dependen vitalmente de sus estados burgueses nacionales para proteger sus inversiones más allá de sus fronteras de la oposición popular y de los estados capitalistas rivales. De allí que los estados imperialistas deben mantener poderosas fuerzas militares y la correspondiente base industrial doméstica."
Muchas organizaciones que apoyan la movilización de Praga piden un "control democrático" del FMI o del Banco Mundial para mejorar las condiciones de la gente del "Sur Global" (Asia, África y América Latina). El PDS alemán (Partido del Socialismo Democrático) argumenta que el trabajo del FMI y del Banco Mundial debe hacerse más transparente y está por una Organización de las Naciones Unidas genuinamente internacional. Hemos llamado "imperialismo de los derechos humanos" a estas apelaciones a la acción, en nombre de los obreros y de los oprimidos, a los opresores y amos directos imperialistas. No sólo son absurdas, sino que estas apelaciones a que el imperialismo se vuelva de alguna manera más responsable y humanitario, son reaccionarias porque crean ilusiones mortales en que la dictadura de la burguesía en sus adornos "democráticos" pueden de alguna manera ser el agente del cambio social a favor de los obreros y de los oprimidos. Esta mentira ata a los explotados a sus explotadores y traza un callejón sin salida para la lucha social.
La idea de que una Organización de las Naciones Unidas "global" puede actuar a favor de los intereses de la humanidad es una mentira que enmascara los mecanismos económicos del imperialismo capitalista. El imperialismo no es una política basada en "malas ideas", sino que es integral para el funcionamiento del sistema basado en la propiedad privada, la extracción de ganancias y la necesidad del capitalismo de conquistar nuevos mercados. Como explicó Lenin respecto a la antecesora de la ONU, la Liga de las Naciones: "Resultó que la Liga de las Naciones no existe, que la alianza de las potencias capitalistas es puro engaño y que, en realidad, es una alianza de asaltantes, cada uno de los cuales trata de arrebatar algo al otro.... La propiedad privada es un robo, y un Estado basado en la propiedad privada es un Estado de asaltantes que hacen la guerra para el reparto del botín." (Discurso en la conferencia de presidentes de comités ejecutivos de distritos, subdistritos rurales y aldeas de la provincia de Moscú", 15 de octubre de 1920).
La primera intervención de la ONU (1950-53) fue una "acción policiaca" contra los estados obreros deformados norcoreano y chino, masacrando a hasta cuatro millones de corea nos. Una década después, la intervención militar asesina en el antiguo Congo Belga fue dirigida bajo los auspicios de la ONU e incluyó el asesinato del nacionalista de izquierda Patrice Lumumba. En el extremo izquierdo del espectro anarquista aparece un artículo en la "página de internet A-Infos" anarquista, que sobresale entre los constructores de la manifestación de Praga por su aguda oposición a rogarle al enemigo de clase que actúe con moralidad y "cancele la deuda del Tercer Mundo". Llaman a aplastar al FMI y al Banco Mundial, y proponen: "Las demandas directas se colocarán no sobre los apaciguadores y compañía, sino sobre las organizaciones obreras y sus direcciones reformistas para desechar al FMI-Banco Mundial y para cancelar la deuda trillonaria ¡YA!" Pero el mundo no se cambiará mediante consignas lanzadas en una gran manifestación o incluso en una gran huelga, y las direcciones reformistas a las que llaman apoyan al imperialismo capitalista. ¿Cómo llegamos entonces del capitalismo al socialismo? Esa es la pregunta para la cual el anarquismo no tiene respuesta.
La teoría marxista y el modelo de los bolcheviques de Lenin dirigiendo a la clase obrera al poder estatal en la Revolución Rusa de octubre de 1917 es la única solución revolucionaria. Los obreros no pueden tomar la maquinaria del estado capitalista y "reformarla" en el interés de los oprimidos. Deben luchar por el poder, aplastando al estado capitalista y creando un estado obrero –una dictadura del proletariado— que aplastará la resistencia contrarrevolucionaria de los antiguos gobernantes capitalistas. Los bolcheviques de Lenin cancelaron la deuda acumulada por el zar y la burguesía rusa al tomar el poder y negarse a pagarla. Esto fue parte de la perspectiva revolucionaria internacionalista de los bolcheviques; contra el apaciguamiento del imperialismo, lucharon por extender el Octubre ruso a una revolución socialista mundial. Entendieron que no podía construirse el socialismo en un solo país.
Contra los aspectos reaccionarios predicados por los anarquistas tradicionales como Prudhon y de los que hoy hacen eco los "verdes" pequeñoburgueses, de que los trabajadores no deben aspirar al bienestar, sino que deben vivir en una existencia espartana comunal, nosotros los marxistas luchamos por la eliminación de la escasez, por una sociedad donde los trabajadores disfruten los frutos de su trabajo que hoy expropian los capitalistas. Decirle a los trabajadores que "aprieten el cinturón" es, de hecho, el programa del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, mediante las políticas hambreadoras de "austeridad" impuestas a las masas del "Tercer Mundo". En nombre de "defender al medio ambiente", los partidos verdes que están ahora en las coaliciones gobernantes en Alemania y en Francia son aún más agresivos que los socialdemócratas imponiendo la "austeridad" capitalista. Frente a las recientes protestas masivas contra los precios extorsionados del combustible, los verdes franceses se opusieron a la concesión del primer ministro socialista de reducir el impuesto al combustible en un 15 por ciento.
En contraste con el impulso anarquista/verde de detener el avance técnico y reducir el nivel de consumo, nosotros los marxistas tomamos el lado de Big Bill Haywood, un dirigente de los IWW (Obreros Industriales del Mundo, conocidos como los "Wobblies"). Cuando un camarada le reprochó que fumara un buen puro, respondió: "¡Nada es demasiado bueno para el proletariado!" Los marxistas reconocemos que la historia del progreso humano ha sido una lucha por dominar a las fuerzas de la naturaleza. El desarrollo de la agricultura y la domesticación de animales fue una incursión exitosa dentro de la "ecología natural" del planeta, que creó un excedente social, abriendo un camino hacia delante partiendo de la breve y brutal lucha por la subsistencia diaria en la sociedad humana temprana. Para extender a las masas empobrecidas del "Tercer Mundo" todas las cosas de las que gozan los izquierdistas pequeñoburgueses occidentales —electricidad, escuelas, agua limpia potable, medicinas, transporte público, computadoras— se requiere un gigantesco avance en la capacidad industrial y técnica. Ese avance requiere de una revolución internacional victoriosa dirigida por una vanguardia revolucionaria consciente, para hacer consciente a la clase obrera de su misión y para arrebatarla del grillete de los reformistas y seudorrevolucionarios, lacayos del capitalismo.
Es precisamente el servicio leal de los "verdes" nacionalistas burgueses a la clase dominante lo que los lleva a ignorar los más grandes desastres ecológicos del planeta. Así, Joschka Fisher, el ministro verde de asuntos exteriores del IV Reich, apoyó el bombardeo a Serbia de manera vociferante. Los Balcanes están ahora asolados por las cápsulas de uranio residuales y el agua envenenada, y la destrucción de la infraestructura industrial y social moderna significa que la verdadera cuenta de muertos de la guerra de los Balcanes será engrosada por muchos años. Con "verdes" como estos, ¿quién necesita al Doctor Insólito, a I.G. Farben o a la Dow Chemical Company?
De la misma manera, la Guerra del Golfo contra Irak en 1991 destruyó una de las sociedades más avanzadas en la región. Hace diez años, la tasa de mortandad infantil en Irak estaba entre las más bajas del mundo y hoy es la mayor; una sociedad cuya avasalladora mayoría sabía leer y escribir y tenía acceso al servicio médico, ahora muere literalmente de hambre, gracias al bloqueo continuo de la Organización de las Naciones Unidas. Los llamados "izquierdistas" que se opusieron a la guerra devastadora contra Irak contrapusieron las sanciones de la ONU como una alternativa "humanitaria". La LCI se opuso a las sanciones como un acto de guerra que ha matado a más gente que las bombas. El apoyo de la falsa izquierda a los sangrientos crímenes del "imperialismo de los derechos humanos" es la única explicación del estruendoso silencio sobre estas cuestiones en cualquier propaganda oficial para las protestas "anti-globalización" en Seattle, Washington D.C. y Praga. La LCR francesa llamó abiertamente por una intervención militar imperialista en Kosovo bajo el control de la OCSE [Organización para la Cooperación y la Seguridad Europea] o de la ONU (Rouge, 1º de abril de 1999). La LICR (Workers Power) hizo campaña abiertamente por la derrota de las fuerzas serbias ante el ELK, herramienta del imperialismo de la OTAN; compartió una plataforma en Londres con entusiastas del bombardeo de la OTAN y celebró el retiro de las fuerzas serbias, proclamando estúpidamente que "en la secuela de la victoria de la OTAN en Kosovo una situación prerrevolucionaria está madurando" ("La lucha por derrotar a Milosevic en Serbia", 11 de agosto de 1999, declaración de la LICR).
En contraste, la LCI luchó en todas partes por la defensa militar de Serbia contra el imperialismo de EE.UU./ONU/OTAN, sin dar ni un miligramo de apoyo político al chovinista serbio Milosevic, de la misma forma en la que anteriormente luchamos por movilizar al proletariado en la Guerra del Golfo por la derrota del imperialismo y tomamos abiertamente la defensa de Irak (ver la declaración de la LCI sobre la guerra en los Balcanes, abril de 1999 en Spartacist [núm. 30]). Los internacionalistas revolucionarios luchan por la derrota de "su propia" burguesía y por la defensa de las víctimas de la guerra imperialista. La orgía de socialchovinismo de los supuestos izquierdistas es un reflejo directo de su apoyo a los gobiernos europeos que impulsaron la Guerra de los Balcanes. Hace dos años, el SWP británico [el cliffista Socialist Workers Party] hizo una campaña a favor de y se declaró a sí mismo "por encima de la luna" por la elección de Tony Blair, quien era el más grande halcón de la OTAN en Europa. Mientras que posaban a la izquierda en la guerra en los Balcanes contra la cobarde multitud del "pobrecito Kosovo", el SWP mostró su juego en su repugnante apoyo al "Nuevo" Laborismo de Tony Benn, cuya oposición a la guerra estuvo empapada del antiamericanismo chovinista de la "Pequeña Inglaterra". ¡Argüir que los cerdos imperialistas de Europa deben dirigir directamente la guerra en lugar de los estadounidenses difícilmente es un movimiento contra la guerra!
Al extremo derecho de este espectro nacionalista están los fascistas. El año pasado, los nazis alemanes marcharon contra la guerra en los Balcanes con consignas como "¡Ni una gota de sangre alemana por los intereses extranjeros!" El antiamericanismo nacionalista con el que el movimiento europeo contra la "globalización" se empapa profundamente, se transforma en fascismo abierto. Las organizaciones fascistas checas planean montar una provocación para su programa genocida en Praga el 23 de septiembre.
En el crisol de la primera guerra de importancia en Europa en cincuenta años, los falsos "trotskistas" demostraron ser productos en descomposición de la "muerte del comunismo". Hoy compiten por la posición para arrebatar el control del "movimiento antiglobalización". Sólo un tonto puede confiar en que los grupos que ayudaron a llevar a los actuales gobiernos capitalistas europeos al poder puedan ahora luchar contra estos gobiernos, sus bancos e instituciones en el interés de los oprimidos. Lejos de ser una alternativa marxista al anarquismo, los seudotrotskistas son oponentes activos del marxismo revolucionario encarnado en el programa y la prácticas de la LCI.
Las bases materiales del oportunismo y el chovinismo nacional
La ideología burguesa —por ejemplo el nacionalismo, el patriotismo, el racismo y la religión— penetra dentro de la clase obrera centralmente a través de la agencia de los "lugartenientes del capital dentro del movimiento obrero", las burocracias sindicales parasitarias basadas en un estrato superior privilegiado de la clase obrera. Si no son reemplazados por una dirección revolucionaria, estos reformistas dejarán a la clase obrera indefensa frente a los ataques capitalistas y permitirán que se destruya a las organizaciones del proletariado, o las dejarán impotentes al atar crecientemente a los sindicatos al estado capitalista. En su trabajo de 1916, El imperialismo, fase superior del capitalismo, Lenin explicó:
"La obtención de elevadas ganancias monopolistas por los capitalistas de una de las numerosas ramas de la industria, de uno de los numerosos países, etc., da a los mismos la posibilidad económica de sobornar a ciertos sectores obreros, y, temporalmente, a una minoría bastante considerable de los mismos, atrayéndolos al lado de la burguesía de una determinada rama industrial o de una determinada nación contra todas las demás. El antagonismo cada día más intenso de las naciones imperialistas, provocado por el reparto del mundo, refuerza esta tendencia. Es así como se crea el lazo entre el imperialismo y el oportunismo... Lo más peligroso en este sentido son las gentes [como el menchevique Mártov] que no desean comprender que la lucha contra el imperialismo, si no se haya ligada indisolublemente a la lucha contra el oportunismo, es una frase vacía y falsa."
El chovinismo nacional y la cobarde capitulación de los organizadores de un movimiento contra la "globalización" son abundantemente evidentes. Así, los organizadores sindicales de la protesta de Seattle contra la OMC se unieron a las fuerzas anticomunistas de extrema derecha, denunciando el "trabajo esclavizado" en los estados obreros deformados chino y vietnamita. Se arrojó acero chino a la bahía y los letreros proclamaban "Primero la gente, no China". Ilustrando por qué Trotsky describió a la burocracia obrera norteamericana como la herramienta ideal de Wall Street para el dominio imperialista de América Latina, las cúpulas sindicales norteamericanas hicieron una campaña para vetar a los camioneros mexicanos de trabajar en EE.UU. No por nada, en América Latina la AFL-CIO es popularmente conocida como la "AFL-CIA". ¡Increíblemente, la Rifondazzione Comunista italiana y los seudotrotskistas del agrupamiento Proposta sostienen a la "dirección" de la AFL-CIA como un modelo a imitar para los trabajadores europeos (véase Proposta núm. 27, enero de 2000)!
Antes de Praga, el SWP británico trabajó poderosamente en la promoción de una manifestación sindical laborista en defensa de salvar los empleos británicos de la fábrica automotriz Rover. Esta manifestación fue un mar de banderas inglesas y de virulento chovinismo antialemán que pone a los obreros británicos contra los alemanes y ata a los primeros a la clase dominante británica. Consignas como "La Gran Bretaña ganó dos guerras mundiales—ganemos la tercera" dan una probada del veneno. Después de lo sucedido en Rover, el SWP se enterró en una campaña a favor de Ken Livingstone a la alcaldía de Londres; un político laborista que fue un vociferante exponente del terror imperialista contra Serbia y desató a la fuerza policiaca en casa. Cuando los manifestantes anarquistas profanaron irreverentemente los símbolos del imperialismo británico en una protesta del Día del Trabajo en Londres, el SWP se alejó por temor de avergonzar a su candidato a la alcaldía de Londres, el "Rojo" Ken Livingstone. Livingstone endosó la represión policiaca a los manifestantes del Día del Trabajo, muchos de los cuales continúan languideciendo en prisión o enfrentan cargos.
En Francia, José Bové dirige masas en protesta contra McDonald’s y las incursiones de la comida rápida norteamericana dentro del pala dar francés. Nuestro interés es organizar a las fuerzas laborales terriblemente mal pagadas en estas cadenas de comida rápida, sin importar cuál sea su propiedad nacional o su "cuisine". Además, si las preferencias culturales o culinarias son sinónimo de "imperialismo"; entonces, para las pocas luces de Bové, mejor preocupémonos por los italianos, porque la gente adora la pizza y ahora se vende en todas partes desde las Islas Aleutianas hasta el Amazonas. ¡¿O fue "imperialismo" cuando una máquina particular alemana, o sea, la imprenta, conquistó el mundo e hizo posible la alfabetización masiva?!
Hablando más en serio, el chovinismo nacional y el oportunismo de las cúpulas obreras de la falsa izquierda envenenan la conciencia de clase y la solidaridad entre los obreros al fomentar las divisiones religiosas, nacionales y étnicas. En años recientes, esto ha alcanzado un grado febril en el frenesí antiinmigrante. Esto amenaza la unidad y la integridad del proletariado como clase para resistir los ataques de los capitalistas y su estado. Como se señaló en la declaración de principios de la LCI (Spartacist [edición en español] núm. 29, otoño-invierno de 1998):
"El capitalismo moderno, es decir, el imperialismo, que alcanza todas las regiones del planeta, en el curso de la lucha de clases y conforme la necesidad económica lo exige, introduce al proletariado por sus estratos más bajos nuevas fuentes de mano de obra más barata, principalmente inmigrantes de otras regiones del mundo, más pobres y menos desarrolladas; trabajadores con pocos derechos que son considerados más desechables en tiempos de contracción económica. Así, el capitalismo, en forma continua crea estratos diferentes entre los obreros; mientras, simultáneamente, amalgama obreros de muchas tierras diferentes."
En el acuerdo Schengen, las potencias europeas cerraron sus fronteras a los inmigrantes, muchos de los cuales huyeron de la destrucción contrarrevolucionaria de Europa Oriental. Las políticas racistas antiinmigrantes de los socialdemócratas actualmente en el gobierno hacen eco a la demagogia de los nazis de "el barco está lleno" y ciertamente alimentan el terror fascista. Mientras tanto, los gobiernos socialdemócratas de frente popular a lo largo de Europa (gobiernos de coalición que involucran a partidos obreros reformistas y a partidos burgueses) arrullan peligrosamente a los obreros con ilusiones parlamentarias de que los socialdemócratas, cuyas propias políticas han pavimentado el camino a los fascistas, "prohibirán" a los fascistas. Tales prohibiciones han servido históricamente sólo para retocar la imagen de la misma burguesía que recurre al fascismo cuando ve amenazado su dominio. Históricamente, tales prohibiciones contra los "extremistas" se han utilizado contra la izquierda, no contra la derecha. En Alemania, en el periodo inmediato de la posguerra, en 1952, se prohibió un pequeño partido neonazi para retocar cosméticamente las credenciales "democráticas" de los herederos del III Reich, quienes reconstruyeron a la Alemania capitalista bajo los auspicios del imperialismo estadounidense. El verdadero propósito fue "justificar" una prohibición constitucional contra el Partido Comunista Alemán en 1956. Exigimos: ¡Plenos derechos de ciudadanía para todos los inmigrantes! ¡Ninguna con fianza en el estado burgués! ¡Por movilizaciones obreras y de minorías para detener a los fascistas!
El partido es el instrumento de la revolución socialista
El partido leninista es el instrumento para llevar la conciencia revolucionaria al proletariado, para organizar las luchas proletarias y guiarlas a la consolidación victoriosa en una revolución socialista. Un partido revolucionario debe luchar contra todos los casos de injusticia social y contra todas las manifestaciones de opresión. Es central a nuestra tarea el combatir todos los casos de opresión a las mujeres y "toda la antigua basura" que ha regresado con el oscurantismo religioso, los ataques contra los derechos al aborto y el fanatismo antigay. Soldar la audacia de la juventud al poder social del proletariado es crucial a la lucha por una nueva sociedad socialista.
Nuestro objetivo es una dirección revolucionaria cuyos cuadros deben probarse y entrenarse en la lucha de clases. El camino hacia delante es que las ahora pequeñas fuerzas adheridas al programa de Lenin y Trotsky forjen partidos con la experiencia, la voluntad revolucionaria y la autoridad entre las masas para dirigir revoluciones proletarias exitosas. Nada menos que una IV Internacional trotskista reforjada será suficiente para la tarea de dirigir a los obreros y a los oprimidos a la victoria del socialismo mundial. No tenemos ilusiones en que éste será un camino fácil y reconocemos que la posesión de la tecnología para un holocausto nuclear por una clase dominante irracional y genocida acorta las posibilidades: no queda mucho tiempo.
Nos guiamos por el programa y las prácticas del comunismo auténtico. Como escribió Trotsky en "La agonía del capitalismo y las tareas de la IV Internacional" (1938):
"Mirar la realidad de frente, no ceder a la línea de menor resistencia; llamar al pan pan y al vino vino; decir la verdad a las masas, por amarga que sea; no tener miedo de los obstáculos; ser exacto tanto en las cosas pequeñas como en las grandes; basar el programa propio en la lógica de la lucha de clases; ser audaz cuando llega la hora de la acción: tales son las reglas de la IV Internacional."
¡Únete a la Liga Comunista Internacional!
http://www.icl-fi.org/espanol/oldsite/PRAGUE.HTM
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2015.10.25 20:30 qryq Disiente y pagarás.

Los escándalos recientes de grandes empresas y grupos económicos europeos dejan ver que disentir con estados Unidos tiene un elevado precio, aunque en estos tiempos no siempre sea en forma de guerras.
Un fantasma recorre Europa; es el fantasma de la corrupción. Pero, ¿son corruptos los europeos? O, mejor dicho, ¿de verdad son tan corruptos como afirman algunos? Lo cierto es que desde hace más de una década, los escándalos financieros, las denuncias por irregularidades económicas y blanqueo de dinero de las temibles y prolíficas mafias empañan el horizonte del hasta ahora honrado, cuando no intachable Viejo Continente.
De hecho, Europa se enorgullecía de haber promovido una serie de conceptos éticos, de haber ideado y llevado a la práctica normas de buena conducta empresariales o de convivencia social. No, el Viejo Continente no era, no pretendía ser, el jardín del Edén. Sin embargo, el abanico de las ventajas sociales logradas por los pobladores de la mayoría de los Estados que conforman la Unión Europea hacía palidecer a la clase política de otras latitudes. Norteamericanos, canadienses y asiáticos miraban con recelo hacia el continente que había regido los destinos del planeta. Mas la Europa de la segunda mitad del siglo XX poco tenía que ver con aquél conglomerado de imperios autoritarios. La cuna de la democracia y de los derechos humanos, quebrada por dos contiendas mundiales, fracturada por el bipolarismo impuesto por las superpotencias nucleares, procuraba levantar cabeza. Lo consiguió merced a los primeros tratados de cooperación firmados en Roma, París, Bonn y Bruselas. La Comunidad Europea del Carbón y el Acero, precursora del Mercado Común, abrió la vía a la integración económica del Viejo Continente. Pocos recuerdan hoy en día la época en la que el concepto de Europa Unida era sinónimo de mito, de mera utopía. Pero qué duda cabe de que la unión hace la fuerza.
La fuerza, la cohesión de los europeos, empezó a preocupar, allá por los años 70 del siglo pasado, a sus amigos y aliados de allende. Una Europa fuerte sí, pero una Europa protagonista, no. Los poderes fácticos no veían con buenos ojos la aparición de un nuevo polo de poder. Con el paso del tiempo, surgieron los primeros roces. Las discordancias se acentuaron a partir de 2001, cuando las principales potencias europeas - Alemania y Francia – optaron por no convertirse en aliados incondicionales del Presidente Bush en su guerra total contra el terrorismo. Una cruzada que algunos asimilaron a un enfrentamiento con el Islam, con un nuevo enemigo, con un fantasma fabricado por quienes necesitaban a toda costa sustituir los peligros rojo y amarillo, por la hidra verde. Mas el Viejo Continente tardó en reaccionar; hicieron falta los ataques directos – Copenhague, París - para hacerse a la idea de que también los europeos estaban en guerra. No quedaba más remedio que seguir a Washington en su ineficaz combate contra el yihadismo.
Curiosamente, la otra guerra que el gigante transatlántico quería ganar era la de Rusia, a través de una Ucrania interpuesta. Pero las cosas se torcieron cuando el Kremlin decidió contrarrestar el golpe.
Las sanciones impuestas a Rusia contaron, desde el primer momento, con el apoyo de la Unión Europea. Un apoyo algo timorato, teniendo en cuenta los variopintos intereses económicos de los 28, su dependencia de los suministros energéticos rusos. Pero cuando la potente locomotora alemana optó por distanciarse progresivamente de la postura intransigente de Washington, estallaron los escándalos. El Deutsche Bank, principal instituto financiero germano, fue acusado por el Departamento de Justicia estadounidense de blanquear de dinero de oligarcas rusos allegados a Vladimir Putin, cuyos nombres figuran en las listas negras elaboradas por Washington.
Pocas semanas después, el FBI lanzaba a su vez un ataque contra la FIFA. La campaña pretendía acusar a la plana mayor de la Federación Internacional de Futbol de haber empleado métodos poco transparentes para la organización de los campeonatos internacionales de Qatar (2018) y… ¡Moscú! (2022).
Pero el golpe de gracia contra el gigante europeo llegó en el mes de septiembre, cuando la Agencia Norteamericana para la Protección del Medio Ambiente desveló la existencia de programas que manipulan los niveles de contaminación en los motores de 11 millones de automóviles Volkswagen, de fabricación alemana. Cierto es que los americanos habían descubierto el fallo hace más de cuatro años. Pero al detectarse los primeros síntomas de recuperación de la economía germana, la perspectiva de unas sanciones económicas de 18.000 millones de dólares sólo en Estados Unidos nos obliga a recapacitar.
Aparentemente, la nueva política de cooperación de los Estados Unidos podría resumirse en dos palabras: disiente y pagaras.
submitted by qryq to podemos [link] [comments]


2015.10.11 13:40 qryq Rusia implacable con los yihadistas.

Los cazas rusos han realizado 67 nuevos vuelos, destruyendo a 60 objetivos del Estado Islámico en Siria. Asimismo, eliminaron a 2 comandantes y 200 combatientes del grupo yihadista, informó el Estado Mayor de Rusia.
<>, ha afirmado el subjefe del Estado Mayor de Rusia, el teniente general Ígor Mákushev, citado por RIA Novosti. En general, los aviones han realizado 67 vuelos desde la base aérea Jmeimim que alberga a los militares rusos que llevan a cabo las misiones en Siria, en el marco de la operación antiterrorista en el país.
Por otra parte, <>, informó el militar.
A lo largo de la operación, las Fuerzas Aéreas rusas destruyeron en Siria un taller de reparación de vehículos blindados, 17 unidades de equipamiento militar y 2 sistemas de lanzacohetes múltiples, entre otros elementos. Se reporta que los ataques fueron dirigidos contra los mandos de control, centros de entrenamiento y centros de comunicación de los terroristas en las provincias Raqqa, Latakia, Hama, Idlib y Alepo.
Ataque aéreo contra una base del Estado Islámico camuflada en los bosques de Siria
El segundo video refleja la ofensiva aérea contra la base de entrenamiento que los terroristas poseían en una zona boscosa cerca de la localidad de Mgayriya, en la provincia siria de Latakia. <>, confirman las autoridades rusas.
En el siguiente documento gráfico, la aviación rusa ataca las fortificaciones de los terroristas cerca de Tertiyah. La explosión de las municiones y el incendio del combustible provocó la destrucción completa del equipamiento militar terrorista en la zona.
En el último video, una bomba de la Fuerza Aérea rusa alcanza una base que el Estado Islámico había camuflado en un bosque, también cerca de Tertiyah. <>, finaliza el Ministerio de Defensa de Rusia.
El Ejército sirio carga contra los terroristas del EI por tierra y aire. Rusia advierte a los países cómplices del terrorismo yihadista
Con helicópteros de combate, tanques y baterías de artillería, el Ejército de Siria ha reanudado con más fuerza que nunca su ofensiva contra los terroristas del Estado Islámico (EI) en la provincia de Hama, gracias a que las acciones de la Fuerza Aérea de Rusia ha debilitado sustancialmente al grupo terrorista en tan solo una semana.
El Ejército sirio ha comenzado a bombardear posiciones de los grupos terroristas ubicados en el límite entre las provincias de Hama e Idlib, cerca de varios asentamientos. El fuego se lleva a cabo simultáneamente con varias baterías de sistemas de artillería de diferente calibre y del sistema Grad, a lo que se añaden los bombardeos desde helicópteros de combate.
Asimismo, el jefe del Estado Mayor sirio, Alí Abdulá Ayub, ha anunciado que los ataques aéreos rusos contra los objetivos del Estado Islámico han socavado la capacidad combativa del grupo terrorista. Rusia emprendió el operativo antiterrorista en Siria el pasado 30 de septiembre a petición del presidente Bashar al-Assad. Según el Ministerio ruso de Defensa, su Fuerza Aérea ya ha causado daños significativos en el sistema de mando y la logística de los terroristas suicidas.
El Estado Islámico mata a un alto comandante iraní en Siria
El general de brigada Hossein Hamedani ha sido asesinado a manos de milicianos del grupo terrorista Estado Islámico en las afueras de la ciudad siria de Alepo durante la noche de este jueves, afirman en un comunicado los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica.
El grupo yihadista Estado Islámico ha asesinado al alto comandante iraní Hossein Hamedani mientras se encontraba dando asesoramiento militar al Ejército sirio en su lucha contra los militantes Takfiris en el país árabe, informa la agencia iraní IRNA.
<>, reza el comunicado de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica.
Tras reunirse en Damasco con el presidente sirio a principios del mes de septiembre, el viceministro de Asuntos Exteriores iraní, Hosein Amir Abdollahian, afirmó que el mandatario Bashar Al Assad juega un rol esencial para que termine la violencia en la región. El alto funcionario iraní recalcó que no hay alternativa para acabar con la guerra civil sin contar con Assad y aseguró que Irán no escatimaría esfuerzos para lograr la estabilidad en Siria.
Así es la táctica usada por Rusia en su operativo contra el Estado Islámico en Siria
Rusia sigue atacando las posiciones del Estado Islámico en Siria con gran intensidad y eficacia. El operativo antiterrorista comenzó el 30 de septiembre y en poco más de una semana se han llevado a cabo 120 vuelos de combate que destruyeron 110 objetivos, según el Ministerio ruso de Defensa.
La Fuerza Aérea de Rusia, que activó el 30 de septiembre su operativo antiterrorista en Siria, ataca nudos de comunicaciones de los combatientes del Estado Islámico, sus sedes y presuntos dispositivos de armas y municiones, combustible y alimentos.
Además, las fuerzas aeroespaciales rusas bombardean vehículos, muchos de los cuales pertenecían antes al ejército iraquí o las fuerzas armadas sirias, o se encontraban en almacenes estadounidenses desde la guerra en Irak.
El número de vuelos de combate realizados indica que se utiliza la táctica de guerra rápida Murad Gazdíev, que se encuentra en la base aérea de las fuerzas aéreas rusas en Siria.
Los ataques no solo se llevan a cabo por medio de cazas, sino también de buques. El 7 de octubre cuatro buques de la Flotilla rusa del mar Caspio lanzaron 26 misiles de crucero navales Kalibr contra infraestructuras del Estado Islámico en Siria, destruyendo 11 objetivos.
Advertencias rusas a los patrocinadores del terrorismo en Siria
Según el periódico “Opinión Hoy” de Kuwait, Rusia ha enviado mensajes a algunos países patrocinadores del terrorismo, como Arabia Saudí y Qatar, advirtiéndoles de serias consecuencias en el caso de que suministren a los grupos terroristas en Siria misiles antiaéreos portátiles, siguiendo así el escenario ocurrido en Afganistán en la década de 1980.
Cabe señalar, señala el periódico, que el liderazgo ruso considera la lucha contra los militantes en Siria, como un tema de seguridad nacional para Rusia y esto se refleja en la unanimidad alcanzada por todos los parlamentarios y medios rusos a esta intervención, que ha sido pedida por las autoridades sirias de acuerdo a las reglas del Derecho Internacional.
Esta intervención busca impedir que los grupos terroristas avancen más en Siria, el principal aliado de Rusia en Oriente Medio, y restaurar la influencia rusa en la región en su conjunto.
Este mensaje fue también una respuesta a la declaración de 55 clérigos wahabíes saudíes en favor de una “yihad” contra los militares rusos en Siria. Este anuncio resultó embarazoso para el gobierno saudí, que teme las consecuencias de tal declaración, que apoya abiertamente a los grupos terroristas en Siria.
Los círculos oficiales saudíes están manteniendo un silencio total sobre la intervención de Rusia en Siria con el fin de evitar un choque con Moscú en un momento en el que Arabia Saudí está empantanada en la guerra de Yemen y sufre una grave crisis financiera, incluyendo un aumento del déficit presupuestario, como consecuencia de su implicación en este conflicto y la caída en los precios del petróleo.
El liderazgo saudí es muy consciente de que el actual escenario es muy diferente al de la guerra de Afganistán contra los soviéticos de hace 35 años. En primer lugar Rusia es un estado avanzado tecnológicamente y gobernado por un presidente competente y muy popular, Vladimir Putin, diferente a los antiguos dirigentes soviéticos. Rusia ya no es tampoco un estado que exporta la ideología comunista y en Rusia hay libertad religiosa, así que los saudíes no pueden utilizar el arma de la religión contra Moscú.
De momento y llevadas por el temor, las autoridades saudíes han amenazado con procesar a todos los clérigos saudíes que realizaron el llamamiento con el argumento que éste habría violado la orden real que prohíbe a los saudíes luchar en lugares de conflicto. Entre ellos hay, sin embargo, algunas personalidades importantes del establishment religioso saudí por lo que no cabe esperar que el régimen de Riad vaya más allá de estas advertencias.
La advertencia a Turquía vino en forma de gesto militar consistente en la penetración de aviones rusos en dos ocasiones en el espacio aéreo turco. Esto fue algo deliberado, según la OTAN. Si esto fuera cierto, se trataría, sin duda, de una advertencia clara. Algunos observadores turcos han señalado que se trató de un mensaje al gran patrocinador del terrorismo en Siria, el presidente Recep Tayyip Erdogan, para que permanezca calmado y revierta su intervencionismo en Siria, que se traduce en el permiso a los terroristas para que pasen, ellos y sus armas, por el territorio turco y crucen la frontera hacia Siria. Fue gracias a este apoyo que los grupos terroristas, como el Frente al Nusra, fueron capaces de tomar varias ciudades estratégicas, como Idleb y Yisr al Shugur.
Erdogan dudará mucho, sin embargo, antes de dar órdenes para derribar cualquier avión ruso, como hizo con un avión sirio que penetró en el espacio aéreo turco hace unos meses.
Putin ha hecho más en Siria en dos semanas que Obama en dos años
El presidente del Comité de Exteriores de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Ed Royce, cree que Rusia ha dado más pasos en Siria en las dos últimas semanas que Estados Unidos en los dos últimos años.
<>, declaró Ed Royce citado por 'The Washington Times'. Según el presidente del Comité, los rusos <>.
<> dijo.
El 30 de septiembre Rusia anunció la entrada en Siria de sus Fuerzas Aéreas para ayudar al presidente sirio, Bashar al-Assad, a combatir al movimiento terrorista del Estado Islámico. Además, este miércoles Rusia lanzó sus nuevos misiles de crucero de alta precisión contra elementos de infraestructura del Estado Islámico en Siria, destruyendo 11 objetivos.
Estados Unidos ha admitido su derrota en Oriente Medio
Los últimos pasos de la política exterior de Barack Obama —una crítica dura a Israel, un 'coqueteo' con Irán y negociaciones con el Estado Islámico— sugieren que Estados Unidos parece haber admitido la derrota en la lucha contra el terrorismo islamista y ahora está pensando en cómo mitigar los efectos, sostiene el politólogo y periodista ruso Antón Krylov.
El politólogo y periodista ruso Antón Krylov escribe en un artículo para 'Vzglyad' que si se suman las críticas de EE.UU. a Israel, el 'coqueteo' con Irán, la visita urgente de Barack Obama al nuevo rey saudí y la falta de oposición real al Estado Islámico, <>.
Casi todo el tiempo desde el fin de la política aislacionista, explica él, EE.UU. intervino en los asuntos de otros países sólo si había un 100% de garantía de una victoria fácil. Sin embargo, <>, señala. Como ejemplos, el columnista cita el desembarco de Normandía, cuando la derrota de Hitler a manos de la Unión Soviética ya era inevitable, o los casos de Cuba, Corea del Norte e Irán, países a los que los norteamericanos presionaron, pero tenían miedo de atacar.
El grupo terrorista Estado Islámico, con el que EE.UU. estuvo negociando y quizás lo sigue haciendo, además de cometer asesinatos regulares de rehenes europeos, mata a miles de residentes locales en Siria e Irak y comete un genocidio de yazidíes. Sin embargo, EE.UU. no emprende ninguna acción real, y es que antes, <>, recalca el periodista.
Por un lado, el director de la CIA, John Brennan, anuncia que <>. Sin embargo, cuando el grupo terrorista publicó en línea domicilios y fotografías de 100 soldados estadounidenses, EE.UU. se tomó en serio la amenaza.
<>.
<>, concluye.
General iraní: <>
<>, ha declarado un general iraní.
Las afirmaciones de CNN sobre la supuesta caída de misiles rusos en territorio iraní son una mentira y parte de una guerra psicológica, ha anunciado el general de brigada iraní Moussa Kamali, citado por Ria Novosti. Asimismo, el general ha anunciado que si Occidente tuviera pruebas de lo ocurrido, las mostraría con toda seguridad.
<>, ha declarado Kamali sobre los reportes del supuesto impacto de cuatro misiles de crucero rusos en este país. <>, ha denunciado el militar.
Si los que hacen estas afirmaciones <>, ha insistido Kamali.
<>, ha señalado el general.
El jueves la cadena CNN y varias agencias de noticias habían informado, sin citar sus fuentes, que según EE.UU. cuatro misiles de crucero rusos, lanzados desde el mar Caspio hacia Siria, habían explotado en el territorio de Irán.
Análisis: PORQUÉ YA FRACASÓ LA ESTRATEGIA IMPERIAL CON EL TERRORISMO
La exitosa intervención militar rusa deja SIN SUSTENTO a la estrategia USA-OTAN con el terrorismo en Siria. EEUU y las potencias imperiales JAMÁS OPERARON MILITARMENTE contra las fuerzas terroristas (que ellos mismos entrenaron y enviaron a Siria). Eso explica porque en CASI UN AÑO de supuestos bombardeos de EEUU y sus socios contra Estado Islámico no le produjeron NINGÚN DAÑO a esa organización inventada por la CIA. Y explica porqué prácticamente en solo DIEZ DÍAS el poderío aéreo ruso convirtió en CENIZAS más del 60% de la estructura operativa de Estado Islámico y el resto del terrorismo en Siria.
EEUU JAMÁS ATACÓ A ESTADO ISLÁMICO
Y grafica claramente porque el poderío aéreo ruso en solo DIEZ DÍAS de operaciones aéreas intensivas ya convirtió en CENIZAS más del 60% de la INFRAESTRUCTURA Y CAPACIDAD MILITAR de Estado Islámico y las organizaciones terroristas (en las últimas 24 horas cazas Su-34M y Su-25SM atacaron 60 objetivos terroristas matando a 200 yihadistas y dos comandantes, según el Estado Mayor ruso).
Y la CONCLUSIÓN es sencilla. EEUU y sus aliados JAMÁS ATACARON al Estado Islámico y al resto de los mercenarios. Por el contrario, sus operaciones aéreas estuvieron dirigidas a dar COBERTURA Y APOYO encubierto al yihadismo terrorista (con alimentos, medicina y logística lanzados desde el aire).
Y como segundo objetivo central los bombardeos de EEUU y sus secuaces se dedicaron a destruir en forma encubierta INFRAESTRUCTURA, SERVICIOS Y ÁREAS VITALES DE LA ECONOMÍA SIRIA para debilitar y ayudar al DERROCAMIENTO del gobierno de Bashar Al Assad.
EL PRIMER FRACASO
Después del primer FRACASO del terrorismo imperial en 2014 (y con el ejército sirio todavía fortificado), EEUU y las potencias imperiales sacaron de la manga un ATENTADO CON ARMAS QUÍMICAS culpando al gobierno sirio de la muerte de centenares de civiles, entre ellos mujeres y niños.
La operación encubierta dio sustento argumental para un pedido de INTERVENCIÓN MILITAR DE LA OTAN que se FRUSTRÓ en el Consejo de Seguridad de la ONU por el veto de Rusia y China. Obama intentó lanzar un BOMBARDEO UNILATERAL para terminar con la estructura militar del gobierno sirio, pero sus socios europeos y el propio Congreso de EEUU lo dejaron SOLO, AISLADO Y DERROTADO.
LA JUGADA IMPERIAL CON ESTADO ISLÁMICO
Finalmente, a principios de este año Washington (y como nuevo diseño estratégico) sacó de la manga la carta ESTADO ISLÁMICO (un producto de la CIA que venía a suceder en el tiempo a Bin Laden y Al Qaeda).
Y nació LEYENDA DEL TERRORISMO INDESTRUCTIBLE de Estado Islámico. Al que las usinas mediáticas de la CIA y el Pentágono convirtieron en la "MAYOR AMENAZA PARA LA HUMANIDAD".
Paralelamente se desarrolló una acción mediática y publicitaria (para promocionar el "terror" de la facción terrorista) montada sobre las FALSAS DECAPITACIONES en cámara de estadounidenses que fueron difundidas a escala planetaria.
Y mediante el MIEDO AL ESTADO ISLÁMICO EEUU y sus satélites europeos lanzaron una nueva estrategia de INTERVENCIÓN MILITAR ENCUBIERTA en Siria, Irak y Medio Oriente. Con la excusa de BOMBARDEAR al Estado Islámico, EEUU y la coalición imperial se apoderaron del espacio aéreo sirio e iraquí, y crearon de hecho una ZONA DE EXCLUSIÓN AÉREA en todo Medio Oriente.
Y los bombardeos (como ya se explicó más arriba) no se ejecutaron contra el Estado Islámico y los grupos mercenarios, sino contra la INFRAESTRUCTURA SIRIA. Para dar cobertura aérea y logística a los grupos terroristas que intentan derrocar al gobierno sirio.
LA IRRUPCIÓN DE RUSIA EN EL TABLERO
Finalmente la DEMOLEDORA INTERVENCIÓN MILITAR RUSA contra el terrorismo desarticuló la estrategia imperial y creó un NUEVO STATU QUO de relaciones de fuerza en el tablero geopolítico y militar sirio.
Rusia en una precisa movida de ajedrez de Putin, pasó a dominar y a CONTROLAR el espacio aéreo sirio.
Terminó en solo diez días con la leyenda manipuladora de ESTADO ISLÁMICO INDESTRUCTIBLE. Y creó su propia ZONA DE EXCLUSIÓN AÉREA, advirtiendo a EEUU y a sus aliados que no INTERFIERAN en sus operaciones contra el terrorismo.
Y como acción DISUASIVA el mando militar ruso desplegó por sorpresa al poderoso crucero Moskva, equipado con los temibles MISILES ANTIAÉREOS S-300 frente a la ciudad costera de Latakia, en Siria.
Frente al poderío neutralizador y destructivo de estos misiles (llamados "cazadores de aviones") los modelos de caza bombarderos de EEUU, Israel y las potencias europeas que actúan en la zona, casi no tienen oportunidad.
En este resumen se condensa el famoso HECHO CONSUMADO de Putin. Que DESARTICULÓ LA ESTRATEGIA IMPERIAL en Siria, y comenzó un proceso militar de EXTERMINIO MASIVO de los grupos terroristas. Que ya CAMBIÓ EL MAPA geopolítico y militar estratégico de Siria y Medio Oriente. Y del cual Washington y sus satélites imperiales todavía no se pueden reponer.
submitted by qryq to podemos [link] [comments]


2015.10.05 11:50 qryq Los yihadistas huyen ante los bombardeos rusos.

Tras un nuevo día de bombardeos contra la infraestructura del Estado Islámico en Siria, Rusia logró destruir una planta de producción de cinturones bomba del grupo terrorista, según informó el domingo el Ministerio de Defensa ruso. Los aviones Sukhoi Su-25 de la Fuerza Aérea rusa han atacado un campamento de entrenamiento de los combatientes terroristas en la gobernación siria de Idlib.
Los aviones rusos también han destruido cuatro puntos de mando de los yihadistas cerca de la ciudad de Yisr al Shugurn, en la gobernación de Idlib, en el noroeste de Siria. Las instalaciones, en las que se escondían militantes del EI, fueron destruidas por un ataque de misiles guiados.
El punto de coordinación del EI, ubicado en una zona montañosa a 13 kilómetros al oeste de la ciudad de Yisr al Shugurn, fue volado por un ataque de un Su-25 de la Fuerza Aeroespacial rusa.
Otro puesto de mando utilizado también como almacén de combustibles, situado al este de la ciudad de Yisr al Shugurn, en Idlib, fue destruido por un ataque con misiles guiados.
La aviación militar rusa ha destruido un campo de entrenamiento de los militantes del Daesh ubicado en una zona boscosa cerca de localidad de Kesladzuk, en la gobernación de Idlib. Un taller de explosivos fue eliminado junto a las instalaciones de protección del grupo terrorista.
Salen nuevos vídeos de las últimas 24 horas de ataques rusos contra el EI
El Ministerio de Defensa de Rusia ha publicado dos nuevos vídeos de dos ataques (uno diurno y uno nocturno) realizados contra las posiciones del Estado Islámico en las últimas 24 horas.
Uno de los vídeos muestra el ataque de un cazabombardero Sukhoi Su-34 contra un búnker subterráneo del Estado Islámico cerca de Raqqa. Se reporta que el recinto contenía un depósito de explosivos. El segundo vídeo es de un ataque del supersónico Sukhoi Su-24 contra un puesto de mando extremista en la misma región.
"Las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia impactan en todos los objetivos descubiertos en las regiones donde actúan los miembros del Estado Islámico, independientemente de la hora y las condiciones climáticas", afirmó un portavoz militar en un comentario concedido a la prensa.
Los cazabombarderos Su-24M y Su-34 han destruido tres depósitos de municiones, armas y accesorios de los grupos armados. El resultado fue conseguido por el impacto directo en estos objetivos de las bombas teleguiadas KAB-500m, que incendiaron y provocaron la detonación de los explosivos almacenados.
El uso de las bombas BETAB-500 (destructoras de hormigón) les permitió a los pilotos rusos destruir asimismo cuatro puntos de mando de los pelotones del Estado Islámico, en los cuales en el momento de los ataques se encontraban los combatientes.
La intensidad de los ataques aéreos sigue aumentando, insiste el Ministerio de Defensa en su cuenta en Facebook. En las últimas 24 horas han sido alcanzados 10 objetivos de distintas agrupaciones del EI. Los aviones Sukhoi Su-24M, Su-25 y Su-34 han cumplido un total de 20 misiones.
El operativo ruso en Siria arrancó el pasado 30 de septiembre. Ese primer día los aviones realizaron cerca de 20 vuelos, durante los cuales lograron destruir un puesto de mando y un cuartel general que los yihadistas tenían en las montañas.
Idilb: Rusia da golpe devastador a Jaysh al-Fateh
El sábado por la mañana, la Fuerza Aérea Rusa concentró sus esfuerzos en las ciudades controladas por Jaysh Al-Fateh (Ejército de la Conquista) de Mardeij, Ma'arat Al-Numan, Jisr Al-Shugur y Sarmin, llamativos estos sitios dentro de la gobernación de Idlib en más de 20 veces antes de asestar un último golpe a los rebeldes islamistas en la ciudad de Saraqib.
Según una fuente militar en la gobernación de Latakia, la Fuerza Aérea Rusa apuntó principalmente a Saraqib y Jisr Al-Shughour durante su campaña de bombardeos el sábado, golpeando a los afiliados de Al Qaeda un total de 16 veces en las ciudades antes mencionadas antes de regresar al Aeródromo Hmamiyat dentro Aeropuerto Internacional Bassel Al-Assad en el distrito de Jableh (Latakia).
La fuente añadió que el objetivo de la Fuerza Aérea Rusa en Saraqib era destruir un centro de comando y control que pertenecía a Jabhat Al-Nusra.
Además de sus ataques aéreos en Saraqib y Jisr Al-Shughour, la Fuerza Aérea Rusa golpeó a los afiliados de Al Qaeda en las ciudades de Ma'arat al-Numan, Mardeij y Sarmin; esto fue seguido por un vuelo de reconocimiento sobre las llanuras Al-Ghaab en la gobernación de Hama.
Activistas de los medios sociales filiados a Jaysh Al-Fateh reportaron una gran cantidad de víctimas en el ataque de la Fuerza Aérea Rusa que destruyó su centro de mando y control en Saraqib.
El Estado Islámico se retira del norte de Siria
El portavoz del Ministerio de Defensa ruso, general mayor Ígor Konashénkov informó que los aviones de asalto Su-25 golpearon un campamento terrorista en la zona de Maaret al-Nuuman, en la provincia de Idlib, provocando la retirada precipitada de miembros del autoproclamado Estado Islámico (EI) y Daesh (en árabe), al noroeste de Siria.
Desde el comienzo de su misión en Siria el pasado miércoles, la aviación rusa ha realizado más de 18 bombardeos en provincias estratégicas del territorio árabe dominado por terroristas del EI, entre ellas, Al-Raqa (este), Alepo (norte), Hama (centro) e Idlib, donde ha logrado destruir campos de entrenamiento e instalaciones militares de estos grupos radicales.
Fuentes sirias divulgaron el sábado pasado que los terroristas retiraron sus vehículos blindados y el armamento que tenían en la provincia de Idlib, donde los ataques rusos lograron acabar con sus equipos materiales y algunas pérdidas humanas de estos radicales que han sometido a Siria con decapitaciones y explosiones masivas.
Los ataques aéreos de Rusia al noroeste de Siria alcanzaron, además, el viernes, varios centros de mando del grupo terrorista Yaish al-Fath, en la ciudad de Yisr al-Shughur y la región de Jabal al-Zawiya, donde causaron varios muertos, entre los que se encontraba un cabecilla de la agrupación identificado como Abd al-Razaq Khnforh.
Paralelamente, Rusia consiguió atacar un escondite, varios vehículos, un lanzacohetes y un cañón del EI en la ciudad histórica de Palmira, situada en la provincia occidental de Homs, que se encontraba secuestrada por los terroristas, quienes causaron graves daños patrimoniales.
Rusia ha sido el primer país que se atrevió a apoyar a Siria en el combate contra el terrorismo del Estado Islámico. Su presidente Valdimir Putin ha reiterado en varias ocasiones que los ataques únicamente están concentrados en los centros o asentamientos de estos rebeldes donde reposan armas, vehículos blindados y municiones de guerra.
En cuestión de 48 horas, el ISIS ha sido golpeado por la Fuerza Aérea Rusa dentro de la capital de la provincia de Al-Raqqa y sus alrededores por lo menos 25 veces por día. Los ataques aéreos apuntan a lugares imprescindibles que no habían sido tocados por la Coalición encabezada por Estados Unidos. Estos incluyen el Aeropuerto Militar de Tabqa y el Hospital Nacional de Tabqa - principal base militar y sede del ISIS en Al-Raqqa.
Con ningún lugar para escapar dentro de Siria, la banda terrorista se ha visto obligada a huir hacia zonas más seguras fuera del país; esto fue confirmado por los hombres de las tribus Shaytat en el campo oriental de la gobernación de Deir Ezzor.
Según una fuente militar de la 104ª Brigada Aerotransportada de la Guardia Republicana en Deir Ezzor, los hombres de las tribus Shaytat han informado que un gran convoy de combatientes del ISIS y sus familias han comenzado un éxodo desde las ciudades de Al-Mayadin y Abu Kamal hacia la provincia iraquí de Al-'Anbar temiendo el aumento de los ataques aéreos rusos dentro de Deir Ezzor.
Recientemente, la Fuerza Aérea Rusa ha atacado directamente al grupo terrorista dentro de la gobernación de Deir Ezzor, golpeando sitios del ISIS a lo largo de la imperativa autopista internacional Deir Ezzor-Raqqa y la carretera Al-Mayadin-Deir Ezzor.
Rusia destruye un búnker subterráneo del EI con explosivos en Raqqa
Las Fuerzas Aéreas de Rusia han destruido con un ataque de precisión un puesto de mando protegido y un búnker subterráneo del Estado Islámico que contenía un depósito de explosivos cerca de Raqqa.
<>, afirmó el portavoz militar. En la zona de acción de los aviones rusos no se ha detectado ningún tipo de sistema antiaéreo que pudiera amenazarlos, agregó.
Unos 700 extremistas se han rendido durante los últimos días
Unos 700 extremistas se han rendido durante los últimos días y han entregado las armas a las autoridades competentes en la provincia de Deraa, en el sur de Siria, informó la agencia de noticias SANA el sábado.
Según la agencia, citada por RIA Novosti, estos terroristas han depuesto las armas en el marco del programa de reconciliación nacional. Los militantes entregaron sus automáticas, ametralladoras y rifles de francotirador.
El ejemplo más llamativo del éxito del programa de reconciliación nacional anunciado por el Gobierno sirio tuvo lugar en la ciudad de Homs en 2014. Entonces se rindieron 1.500 militantes que habían tomado el centro de la ciudad.
El programa de reconciliación nacional ofrece a los militantes y extremistas entregar las armas y pasar por un proceso de rehabilitación para volver a la vida civil.
Hoy el jefe de la Dirección Principal de Operaciones del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Rusia, el coronel general Andréi Kartapólov, declaró que <>.
<>, aclaró Kartapólov.
<>, agregó Kartapólov.
El representante del Estado Mayor General ha recomendado a Estados Unidos retirar de la zona de los ataques aéreos de las Fuerzas Aeroespaciales rusas a sus instructores y asesores y detener el vuelo de sus aviones.
Según Kartapólov, Rusia está interesada en coordinar las acciones de diferentes países en la lucha contra los militantes del EI y los invita a unirse al Centro de Información en Bagdad.
Kartapólov destacó que la aviación rusa continuará realizando ataques contra las posiciones de los terroristas del EI en Siria y aumentará su intensidad.
Las Fuerzas Aéreas rusas están llevando a cabo su operación contra el Estado Islámico en territorio de Siria después de que el Gobierno de Damasco solicitara ayuda militar a Moscú. Todas las acciones de la Fuerza Aérea rusa se realizan en coordinación con las Fuerzas Armadas sirias. Los altos cargos que representan a la Defensa y a la Cancillería rusa han anunciado en repetidas ocasiones que Moscú no contempla la posibilidad de implicar a sus tropas terrestres en el operativo.
Un submarino nuclear de China entra en Tartous, en Siria
Aún más discreta que la entrega de aviones de combate rusos en Siria, China continúa fortaleciendo su presencia militar cerca de la costa siria, cuatro buques de superficie de la Armada china ya están amarrados cerca del puerto de Tartous militar. Otros dos buques de guerra al Imperio Medio cruzan fuera de Latakia.
Pero la noticia más sorprendente es la presencia confirmada de al menos un submarino nuclear chino Jin-clase (tipo 094) en algunos lugares. El 094 no es muy tranquilo en comparación con sumergible en posesión de las otras potencias nucleares, y algunos analistas de la región se preguntan cómo es que doce submarinos armados con misiles balísticos (SLMB) JL-2 no han sido detectados antes durante una trayectoria de entre 7.300 y 8.000 kilómetros por la gran cantidad de satélites, estaciones de escucha, UAVs militares y aviones de reconocimiento del Mediterráneo oriental y el Levante.
China no tiene la intención de parar aquí y hay información aún confirmada que indica que Beijing planea enviar su segundo portaaviones, Mao Zedong (teóricamente en construcción con otro portaaviones), hacia Siria en su viaje inaugural.
Por último, fuentes cercanas al Ministerio de Defensa de Rusia en Moscú sugieren una posible participación de los aviones de combate de China ante la campaña de ataques aéreos liderados por Moscú contra las diferentes organizaciones terroristas en Siria.
El Ejército sirio asesta duros golpes a los terroristas de EIIL
El Ejército sirio asestó este jueves duros golpes a los terroristas del EIIL (Daesh, en árabe) en varias provincias del país.
Según informa la agencia siria de noticias SANA, citando fuentes militares, las Fuerzas Armadas sirias acabaron el jueves con un número considerable de integrantes de Daesh, destruyendo sus vehículos —cargados con armas y municiones—, en las provincias de Alepo y Sweida, en el noroeste y suroeste del país, respectivamente.
Asimismo, las fuerzas sirias han conseguido repelar varios ataques de grupos takfiríes en la provincia de Quneitra, en el suroeste, haciendo imposible para los terroristas infiltrarse en esa región, según informa la cadena iraní en lengua inglesa PressTV.
Chechenia sugiere despliegue de sus fuerzas en Siria para combatir a Daesh
La República de Chechenia expresó el viernes su disposición a desplegar tropas en Siria para luchar contra el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe).
<>, ha dicho el presidente checheno, Ramzan Kadyrov, dos días después de que Rusia iniciara sus ataques aéreos contra Daesh.
<>, ha declarado el presidente checheno, Ramzan Kadyrov.
Tras recalcar la gran capacidad de combate de los soldados chechenos, Kadyrov ha solicitado al presidente ruso, Vladimir Putin, que permita el envío de los mismos a Siria.
El mandatario checheno recuerda que en 1999, cuando su país <>.
Kadyrov se ha declarado a sí mismo como enemigo número uno de EIIL y ha señalado que si los terroristas hubieran podido asesinarlo, lo habrían hecho.
En otra parte de sus palabras, Kadyrov ha protestado por que se llame “Estado Islámico” a Daesh, ya que los actos bárbaros de ese grupo no tienen nada que ver con Islam.
En febrero de 2015, Kadyrov puntualizó que EIIL ha sido creado por Estados Unidos y sus aliados para usarlo en la guerra secreta que han lanzado contra el Islam.
En septiembre del mismo año, el mandatario checheno aseveró que la meta de EE.UU. y de Europa en Siria no es eliminar a EIIL, sino derrocar al presidente, Bashar al-Asad.
Bombardeos rusos en Siria toman por sorpresa a Catar y Arabia Saudí
Los ataques rusos contra posiciones del EI en Siria sorprendieron a las autoridades de Catar y Arabia Saudí, opina el asesor del Europarlamento y experto en los temas de Oriente Próximo, Eldar Mamedov.
<>, dijo Mamedov.
El Ministerio de Exteriores turco publicó el viernes una demanda conjunta de Alemania, Francia, Catar, Arabia Saudita y Turquía que llama a Rusia a terminar los ataques contra la oposición siria y concentrarse en la lucha contra el EI.
Rusia comenzó el miércoles una operación aérea contra las posiciones del Estado Islámico en Siria atendiendo una petición del presidente de este país, Bashar Asad. Varios funcionarios rusos de alto nivel subrayaron que los ataques apuntan únicamente contra grupos declarados como terroristas.
Paralelamente, continúan desde septiembre de 2014 los bombardeos del EI por parte de una coalición encabezada por EEUU que no cuenta con la autorización del Consejo de Seguridad de la ONU ni de las autoridades sirias.
Estados Unidos teme que Rusia aprenda en Siria a detectar a los furtivos F-22
Según el departamento de inteligencia de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, Rusia podría utilizar en Siria sus cazabombarderos Su-30SM y Su-34 para recopilar información sobre el furtivo caza de quinta generación estadounidense F-22 Raptor.
A juicio de un oficial anónimo de la inteligencia de la Fuerza Aérea de EE.UU., los aviones de combate rusos Su-30SM y Su-34 serán capaces de recoger los datos sobre señales de radares de los mejores aviones de combate estadounidenses, los F-22 Raptor, según la revista 'The National Interest'.
El oficial indicó que la operación aérea rusa en Siria por una parte permitiría a la Fuerza Aérea de Rusia adquirir experiencia en condiciones de combate reales y, por otra, recibir datos sobre las características de las señales que emiten los radares de los F-22 (que también operan en esta zona): en otras palabras, datos técnicos que permiten detectar la presencia del F-22 y evitar sus ataques.
Con el mismo fin, los Estados Unidos han desplegado en la región sus cazas multifuncionales F-22 Raptor, señaló.
<>, dijo.
Estos dispositivos son detectores de emisiones de radiofrecuencia de un sistema de radar, cuyo objetivo principal es emitir una advertencia cuando se detecta una señal de radar que podría suponer una amenaza.
<>, explicó.
Esta opinión no es compartida por todos, señala 'The National Interest'. Otro funcionario de inteligencia de Estados Unidos dijo que la inteligencia de la Fuerza Aérea rusa tiende a usar para tales objetivos aviones especializados como el IL-20M.
EL PLAN DE PUTIN: RUSIA PREPARA UNA OFENSIVA TERRESTRE CON IRÁN MIENTRAS INTENSIFICA LOS BOMBARDEOS.
Es una versión que sale de los servicios de inteligencia rusos, iraníes, norteamericanos y europeos. Y se propaga rápidamente en medios norteamericanos como rusos. Rusia estaría preparando una SEGUNDA FASE MILITAR complementaria de los bombardeos aéreos para terminar de expulsar a los grupos terroristas y restituir el control territorial de Siria al gobierno de Al Assad.
Y la acción ya estaría siendo coordinada en Irán por la COALICIÓN DE LOS CINCO integrada por Rusia, Irán, Siria, Irak, y Hezbolá (también denominada la CONEXIÓN MILITAR CHIÍ) quienes acordaron actuar como COMANDO CONJUNTO frente a la COALICIÓN TERRORISTA YIHADISTA SUNI (protegida por EEUU, la OTAN y Arabia Saudita) que opera en Siria desde el 2011.
El PRIMER FRENTE operativo de ataque estaría compuesto por la infantería del ejército sirio, Hezbolá y las milicias chiíes que ya combaten contra Estado Islámico en Irak.
El SEGUNDO FRENTE de cobertura de fuego y apoyo logístico estaría compuesto por fuerzas especiales de Rusia y de la Guardia revolucionaria con blindados, baterías misilísticas y armamento ultra pesado. La fuerza aérea rusa y siria (en comando conjunto) actuaría como el factor complementario BARRIENDO Y DESTRUYENDO LAS POSICIONES TERRORISTAS antes de cada ataque terrestre.
Rusia e Irán actuarían como COMANDO ESTRATÉGICO con intercambio de información y planificación conjunta. Y el primer objetivo de esta FASE TERRESTRE sería expulsar al mosaico de grupos terroristas (entre ellos Estado Islámico y Al Qaeda) de las fronteras norte y noreste. Y luego avanzar de ahí, en una acción envolvente, para terminar con los BOLSONES terroristas en todo el territorio sirio.
Y la pregunta del millón ¿Que factibilidad geopolítica y estratégica habría para que una operación terrestre global contra los grupos terroristas prospere sin una REACCIÓN MILITAR de EEUU, las potencias de la OTAN e Israel. Hasta ahora, una reacción militar conjunta del eje USA-OTAN se torna IMPROBABLE (por no decir imposible). Y hay razones geopolíticas, militares y económicas que lo explican.
PRIMERO: Alemania, la primera potencia económica europea (principal socia comercial de Rusia en Europa) ya advirtió ayer que se opone a CUALQUIER SOLUCIÓN MILITAR como salida en Siria.
SEGUNDO: La Unión Europea es ULTRA DEPENDIENTE del gas y el petróleo ruso, lo que PARALIZARÍA cualquier accionar militar de la OTAN contra Rusia.
TERCERO: cualquier accionar conjunto militar de la OTAN contra las fuerzas rusas en Siria, sería VETADO en el Consejo de Seguridad de la ONU por China y Rusia.
CUARTO: Hasta ahora (salvo Francia con el débil Hollande) participa con EEUU de las operaciones aéreas de apoyo al terrorismo en Siria. Hasta la propia Gran Bretaña (con un Cameron debilitado y jaqueado por la oposición) mantiene un cauto DISTANCIAMIENTO de cualquier intervención militar en Siria.
QUINTO: La crisis global (con peligro de disolución como bloque de la Unión Europea) impide que las potencias se embarquen en una guerra generalizada contra Rusia e Irán en Medio Oriente. La REACCIÓN política y social que produciría en las metrópolis EUROPEAS, terminaría con los gobiernos que participaran.
SEXTO: Este ESCENARIO con respecto a Siria recrea el cuadro de situación del 2014 cuando las potencias europeas DEJARON SOLO Y AISLADO a Obama en su objetivo intervención militar directa para derrocar al gobierno de Bashar Al Assad.
SÉPTIMO: descartada una ACCIÓN CONJUNTA contra Rusia e Irán en Siria, solo quedaría la opción de una RESPUESTA MILITAR UNILATERAL de EEUU, Israel y Arabia Saudita. En este escenario es muy difícil que Israel se pliegue a una confrontación militar directa con Rusia (e Irán) dado que tiene el poderío militar ruso de la base de Tartus casi en sus fronteras. Además tiene a Hezbolá y a los blindados y baterías misilísticas de la Guardia Revolucionaria iraní en su frontera con Líbano. Y Netanyu y los halcones militares israelíes comen cualquier cosa menos vidrio. En cuanto a Arabia Saudita solo es un sirviente y una extensión militar mediocre del Pentágono. Y su actuación solo generaría rechazo y repulsa internacional.
OCTAVO: Todo este cuadro de situación repetiría nuevamente el escenario de un Obama, DESPRESTIGIADO Y SIN PODER intentando convencer a los republicanos en el Congreso de EEUU para una RESPUESTA MILITAR UNILATERAL de EEUU en Siria.
Pero tampoco se llegaría a ese extremo, porque el CONSENSO GENERALIZADO entre las potencias imperiales es llegar a una SOLUCIÓN POLITICA NEGOCIADA en Siria. Y esa propuesta puede ser liderada por ALEMANIA (factor de equilibrio entre Rusia y China) en el Consejo de Seguridad de la ONU.
Y ese es el OBJETIVO CENTRAL en el plan de Putin. Profundizar e incrementar AL EXTREMO las operaciones de exterminio contra la YIHAD TERRORISTA SUNÍ para tomar el CONTROL MILITAR Y POLÍTICO de Siria. Y desde allí NEGOCIAR DESDE UNA POSICIÓN DE FUERZA.
Hace 25 años que el estratega semi calvo de mirada gélida juega al ajedrez geopolítico y militar. Y Putin TIENE UN PLAN.
Contexto de los bombardeos rusos contra los grupos yihadistas en Siria
Una verdadera oleada de videos sobre los daños que la fuerza aérea rusa pudiera provocar contra la población civil en Siria inundó internet mientras que los parlamentarios rusos debatían sobre la autorización que finalmente otorgaron para el inicio de la intervención aérea rusa contra los grupos yihadistas que operan en la República Árabe Siria.
Dado el hecho que los bombardeos de la fuerza aérea rusa comenzaron sólo después de haber recibido la autorización de su parlamento, es evidente que las fotos y videos difundidos en internet durante el desarrollo de los debates habían sido registrados en otros contextos o que se trataba de elementos fabricados con fines de propaganda.
Esta campaña de propaganda fue organizada por la asociación Syria Civil Defense, actualmente denominada White Helmets (Cascos blancos). Esa asociación, con sede en Turquía, dice disponer de unos 2 500 «voluntarios» remunerados que supuestamente se hallan en Siria, junto a los «rebeldes». La asociación se financia con donaciones anónimas y no reconoce haber recibido fondos de Estados Unidos, del Reino Unido y del «Consejo Nacional Sirio» (oposición externa), financiado a su vez por Qatar, Turquía y Francia. En este momento, no es posible identificar cuáles de todos estos actores financiaron la nueva operación de propaganda.
Los White Helmets ya habían producido anteriormente varios videos que mostraban supuestos bombardeos del Ejército Árabe Sirio con barriles llenos de explosivos, otra operación de propaganda de la que se hizo eco el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), con sede en Londres, y que se ha convertido en uno de los mantras de la prensa occidental, a pesar de tratarse de una afirmación totalmente absurda. El hecho es que las fuerzas armadas sirias disponen de bombas rusas –claramente más precisas que los “barriles de explosivos” supuestamente lanzados desde helicópteros– y, por consiguiente, no necesitan recurrir a medios tan rudimentarios.
El vocero del secretario general de la ONU, que se había hecho eco de las acusaciones difundidas por los «White Helmets», acaba de presentar excusas a Rusia por haber repetido esas alegaciones sin verificarlas.
Por el contrario, el ministro francés de Relaciones Exteriores, Laurent Fabius, denunció los bombardeos rusos afirmando, también sin pruebas, que «alcanzan a combatientes de la resistencia y civiles».
Es importante recordar que, a la luz de las resoluciones pertinentes de la ONU, los medios de prensa que se hacen eco de esta propaganda de guerra están cometiendo un crimen contra la paz .
El presidente ruso Vladimir Putin ha denunciado personalmente estos «ataques informativos».
Los bombardeos de la fuerza aérea rusa en Siria han destruido posiciones del Frente al-Nusra (miembro de al-Qaeda) y de la organización terrorista siria Ahrar Al-Sham (fundada, antes del inicio de la guerra en Siria, por la Hermandad Musulmana y que cuenta entre sus miembros a varios ex cuadros de al-Qaeda). Ambas organizaciones cuentan con abundante financiamiento proveniente de 3 países: Turquía, Arabia Saudita y Francia.
Todo indica que estas organizaciones fueron seleccionadas como blancos de los bombardeos rusos precisamente a título de advertencia para Turquía y como medio de hacerle entender que tiene que retirar de inmediato los comandos turcos presentes en territorio sirio.
El presidente turco Recep Tayyip Erdogan estuvo el 23 de septiembre en Moscú, donde asistió a la inauguración de la mezquita más grande de Europa y aprovechó la ocasión para reunirse en secreto con el presidente ruso Vladimir Putin. De regreso a su país, Erdogan declaró que la salida del presidente sirio Bachar al-Assad ya no es una condición previa para la solución de la crisis siria pero que Moscú exige más que eso.
Por su parte, Rusia reconoció el papel del PKK (partido kurdo de Turquía) en la lucha contra los yihadistas del Emirato Islámico, dando a entender así que Moscú podría respaldar al PKK en contra del gobierno del presidente turco.
submitted by qryq to podemos [link] [comments]


2015.03.17 11:20 qryq Francia y Alemania miran al Este (y 2)

Espacio Económico Común versus TTIP y TPP
Estados Unidos quiere ser el centro de gravedad de Eurasia. Y tiene el temor de que la UE podría eventualmente inclinarse en la dirección del "Espacio Central" e integrarse a Rusia y a la UEE.
Las tensiones que Washington está acumulando deliberadamente en Europa son un intento de distanciar a la UE de Moscú; esto le permitiría continuar en la construcción del imperio estadounidense en Eurasia, la versión washingtoniana de un moderno "Gran Juego". Incluso la advertencia de Brzezinski sobre el resurgimento del "Espacio Central" (Rusia más el espacio post-soviético) se refiere a la zona unificada que se convertiría en una <> y no precisamente <>, es decir, una amenaza militar para la paz mundial.
Washington pretende que la periferia occidental (euroatlántica) y la periferia oriental (Asia-Pacífico) se integren mediante el Tratado de Asociación e Inversión Comercial Transatlántico (TTIP, por sus siglas en inglés) y el Tratado de Asociación Transpacífica (TPP, por sus siglas en inglés). La UEE y cualquier pensamiento de un Espacio Económico Común son una amenaza para la fusión de esas regiones con Estados Unidos. Es por eso que EEUU no puede tolerar un "Espacio Central" independiente y asertivo, ni, por la misma razón, un "Reino Central" independiente y asertivo. De ahí la demonización y el señalamiento mediático de los que son objeto Rusia y China: Moscú está en el centro de atención mediante la desestabilización inducida en Ucrania (también mediante una ola de rusofobia); al mismo tiempo, los dardos se dirigen hacia Pekín mediante el llamado "giro (militar) hacia Asia". Esto se está dando mientras EEUU continúa desestabilizando Oriente Medio (es decir, "el Sur").
Mientras Bruselas tenía sus propias razones para acelerar sus conversaciones con Washington por el TTIP, los temores de una integración eurasiana avivaron la sensación de urgencia de los Estados Unidos para llevar a término las negociaciones por el TTIP de modo de solidificar su influencia sobre la UE. Las sanciones (guerra económica) contra la economía de Rusia, la caída del precio del petróleo y gas, y la depreciación del rublo en Rusia son también otras tantas caras del cubo de Rubik.
El Espacio Económico Común es una aspiración conducente a una zona de comercio de ámbito eurasiano. El interés por el Espacio Económico Común viene dado porque Moscú y sus socios de la UEE lo ven como un marco en el que poco a poco se incorporarían otras regiones eurasianas. El segundo en el Ministerio de Asuntos Exteriores, Vasily Nebensya, confirmó todo esto a la agencia de noticias TASS en una entrevista publicada el 31 de diciembre de 2014. Nebensya le dijo a TASS que Moscú tiene en vista el objetivo a largo plazo de una cooperación UE-UEE en Eurasia "sobre la base de un espacio común desde el Atlántico hasta el Pacífico".
Cualquier acuerdo comercial entre la UE y la UEE no solo sería el primer paso hacia un Espacio Económico Común sino también el embrión de una zona de ámbito eurasiano con el potencial de incluir el Acuerdo de Libre Comercio Centro Europeo (CEFTA, por sus siglas en inglés), la Asociación por la Cooperación Regional del Sur de Asia (SAARC, por sus siglas en inglés) y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN, por sus siglas en inglés). La posibilidad es el surgimiento de un bloque independiente compartimentado.
Desde una perspectiva rusa, en lugar de priorizar el TTIP con EEUU, para UE tendría más sentido la creación de un marco de cooperación con la UEE. Esta apreciación ha sido reflejada por el embajador ruso ante la UE, Vladimir Chizhov, quien en una entrevista a Eu Observer publicada el 2 de enero pasado dijo que Moscú quería contactos entre la UE y la UEE tan pronto como fuera posible, y que las sanciones de la UE contra Rusia no impedirían el diálogo y el contacto entre ambos bloques. <>, explicó en la entrevista el embajador Chizhov mientras describía <> Tal y como preguntaba persusivamente, la cuestión en la que se debe pensar es esta: <<¿creéis acaso que es inteligente gastar tanta energía política en una zona de libre comercio con Estados Unidos mientras tenéis socios más naturales al lado mismo de vuestra casa?>>.
¿Está Despertando la Unión Europea?
La pregunta de Chezhov no ha caído en oídos sordos. La misma pregunta se están haciendo en varias capitales de la UE. Los líderes de las potencias europeas están dándose cuenta de que Estados Unidos está provocando un conflicto con Rusia, y que Washington pretende que sean los europeos quienes peleen y dilapiden recursos que debilitarían tanto a la UE como a Moscú para beneficio de Washington. Países más pequeños de Europa se han hecho oír sobre esta cuestión mientras que los más grandes han sido más lentos para darse cuenta de ella.
Grecia se negó a alienarse cuando la UE dio a conocer el 24 de enero pasado una declaración de condena a Rusia por el estallido de combates en la ciudad de Mariupol, Ucrania del Este. Atenas rechazó condenar a Moscú y lamentó que la UE actuara antidemocráticamente y no respetara sus propios procedimientos pidiendo el consenso de los Estados miembros antes de publicar una declaración en nombre de todos ellos. En lugar de enfrentarse con Rusia, el Gobierno griego busca lazos más estrechos con Moscú.
La visita del presidenete Putin a Budapest en feberero de 2015 alborotó las plumas de la UE y EEUU. Hungría había alzado la voz para oponerse a las sanciones estadounidenses contra Rusia. Esto había escandalizado a algunos en Washington y en la Comisión Europea. Incluso se eprodujo un conflicto diplomático entre Budapest y Washington cuando el senador estadounidense John McCain llamó <> al primer ministro húngaro Viktor Orban porque en 2014 Hungría se negó a romper sus vínculos con Rusia.
Mientras se conjeturaba sobre la posibilidad de que Hungría fuera utilizada como "policía bueno" para regatear con Moscú, el 20 de octubre de 2014 Estados Unidos se excedió y prohibió la entrada en territorio estadounidense de miembros del gobierno húngaro. A pesar de que la UE está obligada a reaccionar colectivamente si cualquier país miembro es castigado con sanciones diplomáticas, Bruselas no respondió a Washington.
El presidente de Chipre, Nicos Anastasiades se unió a la sublevación contra Bruselas y Washington visitando Moscú incluso firmaron un acuerdo que permite el uso de puertos chipriotas a los barcos de la armada rusa.
Alemania y Francia -una vez más llamados sarcásticamente "la vieja Europa" por el jefazo del Pentágono Donald Rumsfeld- también están dudando. Las diferencias franco-alemanas con EEUU aparecieron en la Conferencia de Seguridad de Munich en el hotel Bayerischer Hof cuando la canciller alemana, Angela Merkel, contradijo a los delegados de EEUU e Inglaterra en relación con una solución militar en Ucrania. En este contexto, París y Berlín hicieron un refrito de la propuesta de paz original del Kremlin e iniciaron conversaciones diplomáticas con Moscú.
Casualmente, Merkel también mencionó su apoyo al Espacio Económico Común: ¿será una señal de los tiempos que se avecinan?
Maahdi Darius Nazemroaya. Sociólogo. Investigador asociado en el Centre for Research on Globalization (CRG), especializado en geopolítica y estrategia, también especializado en el Medio Este y Asia Central.
submitted by qryq to podemos [link] [comments]


2015.01.07 13:38 IndepoendienteLibreA TTIP y la UE.

TTIP y UE. Para conmemorar el 25 aniversario del 9 de noviembre de 1989 (caída del Muro de Berlín) el periódico imperial global español (EL PAÍS) invitó a intelectuales alemanes a escribir artículos sobre el tema. Les salió el tiro por la culata con Eugen Ruge, ya que aprovechó para escribir uno de los mejores artículos que se han escrito contra el TTIP y la Unión Europea.
Decepción por Eugen Ruge Cuando, un año antes del cambio, hui a Occidente, mis expectativas, condicionadas sobre todo por los medios de comunicación, eran más o menos las siguientes: creía que la sociedad occidental era hasta cierto punto democrática, que la economía de mercado era hasta cierto punto social, y que el sistema político era lo suficientemente flexible como para afrontar los grandes retos de la protección del clima y el medio ambiente, o por lo menos más que el sistema socialista. Aunque en la práctica estas expectativas se han visto satisfechas en cierta medida y sigue estando completamente descartada toda comparación con el socialismo de la RDA (esto es algo que, como antiguo ciudadano de la RDA, uno tiene que puntualizar siempre previamente si no quiere que lo manden inmediatamente a Cuba), con el tiempo han surgido decepciones e inquietudes. Estas se deben en parte a que la sociedad a la que me he incorporado ha sufrido una intensa transformación en el último cuarto de siglo. Una de las cosas que más me irrita es verme sumido de nuevo en un período de gigantomanía después de haber vivido una gigantomanía de cuño soviético. Esta nueva gigantomanía se llama globalización. La globalización es posible gracias a un sistema de tratados de libre comercio. Uno de los tratados de libre comercio más amplios es la Unión Europea. Pero, aunque con el tiempo ha llegado a adquirir un marco político, su objetivo principal sigue siendo el libre comercio; eliminar lo más posible las tasas aduaneras, las barreras a los intercambios y las medidas de protección; y eso es lo que encontramos, desde el Tratado de Roma (1957), en todos los tratados europeos posteriores. Como es natural, la transferencia sin trabas de mercancías y capitales desemboca en el fortalecimiento de los grandes consorcios internacionales y, finalmente, en el desarrollo del capital financiero. Esto no es ninguna teoría, sino una realidad palpable. El poder político del capital crece. Los bancos y los monopolios asesoran, financian o extorsionan a la política y, lo que es más efectivo aún, se funden con ella, tanto en el plano personal como en el organizativo. Esto ocurre a escala nacional, pero también está cada vez más presente en Bruselas, que constituye un lugar perfecto para este tipo de imbricación, debido a que allí la concentración de poder es muy alta y los 20.000 cabilderos que trabajan diariamente en Bruselas lo tienen todo mucho más cerca. Además, es un lugar bastante resguardado de la influencia y la participación de la población europea. Por un lado por la lejanía geográfica, pero también por las complicadas, burocráticas y nada democráticas estructuras que imperan en Bruselas. Puede que a nivel personal muchos parlamentarios tengan el sincero convencimiento de que están haciendo cosas para mitigar las consecuencias sociales y medioambientales de la globalización. No obstante, olvidan que precisamente lo que ellos intentan paliar es una consecuencia de la Unión Europea. No es una casualidad que las negociaciones sobre la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés) se desarrollen en secreto de cara a la población, y no es una torpeza política el hecho de que la Comisión Europea esté impulsando por todos los medios el plan de traspasar una parte de los poderes jurídicos nacionales a tribunales de arbitraje privados. En realidad, esto no es más que la continuación consecuente de lo que la UE —o en todo caso esta UE— representa en esencia. Esta institución es en realidad un instrumento de la globalización impulsada bajo augurios neoliberales y ese es también, creo yo, el motivo más profundo de su déficit democrático. Además de los déficits democráticos, los déficits sociales se están haciendo también cada vez más patentes. No se trata solo de que la libre transferencia de mercancías y capitales haya desembocado en una competencia terrible entre los Estados (y sus poblaciones) por lograr las mejores condiciones para las empresas (impuestos más bajos, salarios más bajos y sindicatos débiles son ventajas a la hora de ofrecerse como localización); a esto hay que añadir que la brecha entre ricos y pobres no ha dejado de ensancharse en los últimos 25 años. Hasta las estadísticas de la OCDE, o incluso recientemente los informes de la agencia de calificación de riesgo Standard&Poor’s, advierten de la existencia de peligrosos desequilibrios tanto entre naciones pobres y ricas como dentro de las naciones industrializadas desarrolladas. En los países occidentales, el 1% de la población posee alrededor del 30% de la riqueza. Al mismo tiempo, los Estados —es decir, sus ciudadanos— están endeudados hasta las cejas. En el sur de Europa, más de la mitad de los jóvenes de menos de 25 años está en paro; una tragedia que traerá consecuencias sociales y políticas. Es cierto que en Alemania la situación todavía parece aceptable, pero el país consigue en parte su prosperidad a costa de otras naciones que no están preparadas económicamente para asumir el caro euro. Además, en Alemania también existe desde hace mucho tiempo el feo (y cínico) neologismo “Niedriglohnsektor” [sector de salarios bajos] que significa que la gente trabaja, pero no puede mantenerse con lo que gana. En Alemania también son los pequeños y medianos ahorradores los que pagan con sus depósitos, que prácticamente no producen intereses, los costes de una crisis de la que han salido ganando otros. Y en Alemania también es el contribuyente medio el que rescata a los inversores que han perdido dinero especulando. Esta es una situación que menoscaba el equilibrio social y no tiene nada que ver con la economía de mercado. Probablemente la peor consecuencia de la globalización sea su repercusión sobre el medio ambiente, es decir, sobre el planeta. El objetivo declarado de la UE (pero también de la Organización Mundial de Comercio o de la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión) es el crecimiento, pero eso solo es verdad a medias. En realidad se trata del crecimiento del crecimiento, es decir, de crecer cada vez más rápido, o expresado matemáticamente, de crecer exponencialmente. Aunque el crecimiento se aplicase a ámbitos “razonables”, este concepto no sería sostenible a largo plazo. El concepto de crecimiento de la civilización occidental ha consumido en 250 años tantos recursos como la humanidad en toda su historia anterior. Agotamos el planeta para consumir y lo más desquiciado de toda esta historia es que el consumo ni siquiera nos hace felices sino que congestiona, saquea y llena de basura el mundo. No, la producción descabellada de bienes de consumo no sirve para combatir la pobreza o el hambre como les gusta afirmar a los profetas del crecimiento. Todo lo contrario, la producción masiva de productos baratos de los países industrializados crea inmensos problemas medioambientales en el tercer mundo. Cientos de conflictos bélicos son provocados o favorecidos por problemas climáticos como la erosión del suelo o la escasez de agua, cuando no se trata directamente de hacerse con riquezas naturales y reservas energéticas para aplacar el hambre insaciable de esa industria que funciona a toda máquina. Finalmente, me temo que la unificación cada vez mayor del tipo de economía, producción y consumo, tendrá a largo plazo —y de hecho ya tiene— un efecto nivelador en el ámbito cultural. No soy nacionalista, soy medio ruso, así que ni siquiera soy un auténtico alemán. Soy europeo, estoy realmente enamorado de Europa, siempre que eso no suponga un nuevo grado de chovinismo. Amo a Europa precisamente por la variedad de sus culturas, y si queremos que viajar signifique algo más que, sencillamente, cambiar de lugar, y el intercambio algo más que mero comercio, entonces hay que mantener vivas las culturas, las regiones y las tradiciones, lo cual no quiere decir conservarlas como atracciones turísticas. Como ciudadano de la RDA siempre me ha hecho sufrir la forma en que el socialismo tendía a nivelar todo lo tradicional y regional. Por supuesto, la nivelación que tiene lugar hoy día es de otro tipo, y todavía sigue siendo socavada por subculturas que se resisten a un tipo de economía y un modo de vida generalizadores. No obstante, cuando viajo a las ciudades y países de Europa, cada vez percibo más cosas idénticas y similares. En las zonas peatonales se asientan las mismas cadenas comerciales y los mismos operadores de telefonía móvil. Las jóvenes parecen calcadas unas de otras. Los carteles de los cines anuncian los mismos éxitos de taquilla. Y —extraña coincidencia— cada vez es más raro encontrar gente que lee en el metro. En un mundo cada vez más acelerado, el libro se convierte en un anacronismo. Pero eso significa que el idioma —el componente más importante de la identidad cultural— también empieza a desmoronarse. Probablemente todo esto no pueda seguir así por mucho tiempo. Puede ser que mi visión esté alterada por la decepción o velada por el desconocimiento. Pero cuando, hoy día, me preguntan por el cambio, en lo primero que pienso es en la esperanza y en las expectativas que acompañaban a esa época de nuevos horizontes. Negar que, en muchos aspectos, la nueva vida es más interesante, hermosa y autónoma, sería falso y mezquino. Pero también sería una irresponsabilidad no mencionar aquí las inquietudes y las decepciones. http://internacional.elpais.com/internacional/2014/11/07/actualidad/1415371882_280015.html Eugen Ruge (1954) es hijo del historiador marxista Wolfgang Ruge, que fue deportado por los dirigentes soviéticos al Gulag siberiano. Eugen Ruge llegó con sus padres a Berlín Oriental a la edad de dos años. Licenciado en Matemáticas en la Universidad Humboldt de Berlín, fue colaborador científico en el Instituto Central de Física de la Tierra de la Academia de Ciencias de la RDA. En 1986, comenzó su trabajo como escritor, director de documentales y guionista en la DEFA. En 1988 se trasladó a la República Federal. Desde 1989 trabaja principalmente como guionista de teatro, la radio y el cine. Además de sus traducciones de obras de Chéjov ha sido profesor visitante en la Universidad de Artes de Berlín. En 2011 público la novela "En tiempos de luz menguante", por la que recibió el Premio Alemán del Libro y el Premio Alfred Döblin . Ruge vive en Berlín y en Rügen.
submitted by IndepoendienteLibreA to podemos [link] [comments]


El 'caso Navalni' tensiona las relaciones entre la Unión ...